8.2 C
Buenos Aires
sábado, 20 julio, 2024
InicioSociedadBioquímicos advirtieron que comenzarán a cobrar copagos a los afiliados de prepagas

Bioquímicos advirtieron que comenzarán a cobrar copagos a los afiliados de prepagas

En una señal más de la grave situación que atraviesa el sector de la salud, los bioquímicos advirtieron que muchos laboratorios ya están cobrando y otros comenzarán a cobrar copagos a los afiliados de las prepagas, por montos que oscilarán entre 3.000 y 5.000 pesos.

María Cecilia López, presidenta de la Confederación Unificada Bioquímica Argentina (CUBRA), precisó a Clarín que «en algunas provincias, por ejemplo las del NOA y en algunas de la Patagonia que tienen problemas puntuales con ciertas prepagas este cobro ya se está llevando adelante«. La intención, agregó, es que la medida comience a implementarse en todo el país.

Con la inflación descarrilada y la pérdida de poder adquisitivo, este era un conflicto anunciado ya desde fines de 2022, cuando la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner calificó (en un tuit, el 26 de octubre de ese año), de “francamente inaceptable” el aumento de dos dígitos que su propio Gobierno había autorizado a las cuotas de las prepagas, lo que derivó en que unos días después y por decreto salieran limitaciones a las entidades.

Esas limitaciones (aumentos menores en las cuotas y planes más baratos -paradójicamente- con copagos) fueron producto de un acuerdo entre las entidades de medicina privada y el Gobierno nacional. El problema, apuntan ahora desde CUBRA es que los profesionales de la salud quedaron afuera de esa mesa de negociación.

Primero fueron los médicos y después los centros de diagnóstico los que empezaron a cobrar (con o sin factura y con o sin aval de la prepaga para la que prestan servicios) montos adicionales por izquierda, con el objetivo de presionar a las entidades privadas de salud a que suban los arancales estipulados. Los bioquímicos, ahora, se suben a esa ola.

«Hace un mes y medio, aproximadamente, hicimos una campaña en la que advertimos que si para octubre no se ‘acomodaban’, o sea, no actualizan los aranceles y no se acotaban los tiempos de pago de los convenios, tomaríamos medidas adicionales», explicó López, en alusión a que las entidades les pagan «recién a entre 60 y 90 días». Ellos reclaman que no se supere el plazo de un mes.

Aunque lograron obtener el apoyo de las obras sociales sindicales y el PAMI, López aclaró que con las prepagas no tuvieron la misma suerte: «Como CUBRA, hemos pedido por este tema a OSDE y a Swiss Medical, que son las entidades prepagas que lideran el sector y con las que el conflicto parece más marcado, pero por ahora no tuvimos una respuesta«.

A las demoras en los pagos se suma el tema «montos», dijo la referente de los bioquímicos, quien reclamó que no llegan a cubrir la doble meta de tener honorarios razonables para el profesional y afrontar los aumentos de los insumos: «En agosto y septiembre, luego de las PASO, los insumos sufrieron una estampida de precios que llegaron a una media de entre 250% y 400% de aumento. En algunos casos hablamos de elementos importados, pero en otros, no».

Laboratorios: las diferencias en el país

La situación entre las provincias es variopinta en más de un sentido, contó López, lo que en parte explica la adherencia poco pareja a la medida que anunciaron este lunes, si bien esperan que en los próximos días se sumen más provincias.

La primera particularidad tiene que ver con un dato poco conocido, y es que los laboratorios de estudios clínicos que no tienen un local de atención propio, pueden funcionar de manera independiente o en forma dependiente con respecto a la entidad de diagnóstico o sanatorio en el que están inmersos.

«En Chaco, donde vivo, el laboratorio, por más que esté adentro de una clínica, funciona de manera independiente y la facturación se hace aparte, acatando las decisiones del colegio de bioquímicos», aclaró López.

Así, si bien -como anunció Clarín- los centros de diagnóstico ya habían advertido a fines de septiembre que empezarían a cobrar copagos, el hecho de que se sumen los bioquímicos a esta medida garantiza que no solo se exijan «copagos» para los estudios más costosos (resonancias magnéticas, tomografías, ecografías) sino también para los popularmente llamados «laboratorios», las extracciones de sangre y análisis de orina, entre otros, que son un tipo de práctica masiva para las que ni siquiera se solicita turno.

La otra diferencia entre las provincias es cuánto cuesta ser bioquímico. Según López, «falta un organismo que regule el precio de los insumos a nivel nacional. Es inentendible que en Chaco tengamos un precio para ciertos reactivos y en Corrientes, otro. Las diferencias de precio existieron siempre, pero no tenían la brecha que tienen desde las PASO, que en algunos casos llega al 25%».

En el comunicado difundido, CUBRA enumeró las causas que pusieron a la actividad en riesgo. Entre ellas citaron a la «devaluación del peso, los aumentos indiscriminados de los insumos médicos (…), la desactualización del valor de la Unidad Bioquímica (UB) y la demora excesiva en el pago por parte de las obras sociales y prepagas».

MG

Más noticias
Noticias Relacionadas