25.8 C
Buenos Aires
InicioEconomíaEl dólar blue sube empujado por las reservas del Banco Central en...

El dólar blue sube empujado por las reservas del Banco Central en rojo y la incertidumbre electoral

El dólar blue dejó atrás la aparente calma en la que se movió en las últimas semanas y dio en el arranque un zarpazo de 20 pesos, que lo llevó a $ 778, aunque pasado el mediodía cedió a $ 770. Así queda a un paso de superar el récord anterior, los $ 780 que tocó en la semana posterior a las PASO y que fue leído por los inversores como un «dólar pánico» en medio de un resultado inesperado y con el efecto de la devaluación que dispuso el Gobierno horas después de la derrota.

Ya el marte el informal dio una señal de lo que se venía, con un alza de trece pesos. En el mismo sentido se vienen moviendo los dólares financieros.

El contado con liqui, la vía a la que recurren las empresas para dolarizarse en un escenario en el que el Banco Central retacea cada vez más la entrega de divisas para importar y para pagar deudas, avanza 1,5%, a $ 787, mientras el dólar MEP se fue a $ 699, un alza de 2%.

Por qué suben los dólares

A menos de cuatro semanas de las elecciones presidenciales del 22 de octubre, la tradicional tendencia argentina a dolarizar carteras empieza a hacerse sentir.

Un elemento que empuja estos movimientos es la decisión del Gobierno de mantener sin cambios la tasa de interés de referencia del mercado para las colocaciones en pesos -hoy en 9,7% mensual- a pesar del salto de la inflación de agosto, que con el 12,4% marcó el nivel más alto en 32 años.

Pero la razón principal es que Javier Milei y su propuesta dolarizadora, aunque cada vez con mayores matices y contradicciones, siguen dominando la agenda electoral. Así, con el candidato con mayores chances levantando la bandera verde, la corrida contra el peso se potencia y esto se traduce en mayores precios para los dólares «libres».

Las movidas que ensaya el ministro y candidato presidencial Sergio Massa tampoco ayudan a tranquilizar al mercado.

La suba de los dólares financieros se potenció esta semana por el final del dólar soja 4, un programa que termina este sábado, Sin esa oferta de parte del agro, que aportó cerca de US$ 2.000 millones en septiembre, el mercado se queda seco y por eso los inversores buscan posicionarse antes.

Para paliar esta situación Massa anunció este martes que se pondrá en marcha el dólar Vaca Muerta, que busca seducir ahora al sector energético y por el que espera conseguir US$ 1.200 millones.

El mercado leyó este anuncio como un nuevo parche para tratar de paliar la sangría de divisas, que pese al dólar soja deja al Banco Central con reservas netas en negativo por US$ 5.000 millones.

«Muestra más desesperación que convicción», le dijo a Clarín un operador.

La presión cambiaria sube también por otras de las medidas que tomó el ministro: devaluar de golpe para empujar el tipo de cambio un 22% arriba, a $ 350 a nivel mayorista y congelarlo en este nivel hasta el 15 de noviembre. Esto lleva a pensar que habrá otro salto antes de fin de año, ya que todo el efecto de la devaluación se evaporó por el rápido traslado a precios y el tipo de cambio llegará a octubre más atrasado que antes de las PASO.

Un motivo adicional que impulsa la turbulencia es el plan platita al que Massa le va sumando capas en un intentos por mejorar sus chances electorales. A mayor reparto de pesos, más déficit fiscal y más certezas de que el gobierno de Alberto Fernández se encamina a un nuevo incumplimiento de las metas con el Fondo Monetario.

Por ahora nadie imagina que el Fondo Monetario le suelte la mano a la Argentina. Pero una situación fiscal más débil complicará aún más las chances de que el próximo presidente evite un cimbronazo social y económico.

Más noticias
Noticias Relacionadas