8 C
Buenos Aires
InicioSociedadInseguridad en Recoleta: cómo actúan las bandas de motochorros que roban en...

Inseguridad en Recoleta: cómo actúan las bandas de motochorros que roban en una de las zonas más caras de la Ciudad

La modalidad no es nueva; la instalaron los ladrones colombianos y el martes cerca de las 15.30 se repitió en Recoleta: dos ladrones bajaron de sus motos y corrieron hasta el auto que habían marcado saliendo de una casa de cambios. Con un lápiz cortavidrio rompieron los cristales del acompañante y del asiento izquierdo trasero, mientras las víctimas permanecían detenidas en un semáforo. En cuestión de segundos robaron un bolso en el que habría 8 mil dólares, 1 millón de pesos y un celular.

En un principio la hipótesis apuntó al hombre que conducía el Ford Ka blanco. Se informó que sería chofer de una aplicación. Pero rápidamente quedó descartado, ya que se aclaró que sería la pareja de la víctima, una mujer de 73 años. «Ahora lo que se investiga es la casa de cambios», apunta una fuente con acceso a la investigación. «Al parecer no la habría atendido la persona de siempre, que era de su confianza«, agrega. El comercio queda en las inmediaciones de la Plaza San Martín. Desde allí la habrían seguido los al menos cuatro ladrones filmados por las cámaras de seguridad.

Han pasado 48 horas del robo y en Vicente López y Montevideo, el lugar del asalto, uno de los porteros acepta hablar de la inseguridad en la zona: «el tema de motochorros es en todo el barrio, y no precisamente con la modalidad del robo del video. Lo más común son los arrebatos de celulares, riñoneras y libros electrónicos. Casi a diario. No hay policía que valga. A veces se escapan por la vereda. Siempre andan en moto».

Antes de seguir con su trabajo cita un par de esquinas «calientes» en base a comentarios que hacen entre colegas: Santa Fe y Uriburu, Larrea y Berutti, Callao y Alvear, Pueyrredón y Figueroa Alcorta.

En la misma cuadra donde fue el ataque motochorro al Ka blanco, el lunes le robaron la mochila y el celular a un chico que iba caminando a la escuela a primera hora de la mañana. En ese caso, los dos ladrones iban caminando. Todo sucede en una de las zonas más caras de la Ciudad, a la vuelta del departamento de Cristina Kirchner.

Inseguridad en Recoleta: cómo operan las bandas de motochorros

Por lo que pudo saber Clarín, existen dos perfiles de bandas que operan en Recoleta. Por un lado los más «profesionales». Se dividen entre los que se especializan en el robo de relojes de alta gama (en marzo pasado un jubilado de 83 años fue baleado en el marco de un robo de su Rolex) y las de salideras bancarias. Por lo general son bandas se mueven en dos motos de alta cilindrada y que contarían con un auto que les hace apoyo.

Recoleta es uno de los barrios más caros de Buenos Aires, pero no está exento de la inseguridad. Foto Federico López Claro Recoleta es uno de los barrios más caros de Buenos Aires, pero no está exento de la inseguridad. Foto Federico López Claro «Los ladrones colombianos siguen estando en Buenos Aires. No son muchas bandas, pero están operando», dice un detective con varias investigaciones en su haber. En la jerga de ese país llaman «Bombazo» a la modalidad. El entrevistado continúa: «Los argentinos se están perfeccionando y hasta a veces se suman a los grupos de colombianos. Son sus pilotos o sus marcadores (la persona encargada de decidir a qué víctima atacar). Ya no hacen tantas salideras bancarias. Prefieren elegir a sus víctimas en financieras o cuevas».

«Los roleros», como se conoce a los que buscan alta relojería, en su mayoría de los casos, son argentinos. Más precisamente de la zona de Moreno y Merlo, en el oeste del Conurbano. Buscan turistas. Hay robos registrados en la Plaza Naciones Unidas (donde está la escultura Floralis Genérica), Callao y Libertador y Callao y Marcelo T de Alvear, a metros del palacio Pizzurno.

Video

El hecho ocurrido en las calles Montevideo y Vicente Lopez quedó registrado por las cámaras de seguridad.

El segundo grupo es el que citó el portero consultado por Clarín. Andan de a dos en motos que no superan los 200 cc. El botín es mucho menor comparado al de sus «colegas»: celulares. Aunque no cualquier equipo. Eligen Recoleta porque saben que es fácil encontrar teléfonos de alta gama.

Un ejemplo de este segundo grupo ocurrió el 1 de agosto pasado. La división Motorizada de la Comisaría vecinal 2 fue alertada por el robo de un celular y detuvo a un motochorro de nacionalidad peruana en Arenales y Junín.

Le había arrebatado el teléfono a un automovilista que esperaba en un semáforo en Vicente López al 1600. Conducía una moto Bajaj Rousser 200 y le secuestraron el teléfono.

«La hora pico de robos es entre las 14 y 16, que es cuando hay menos movimiento», asegura otro portero, de la calle Vicente López. Cuenta que los motochorros aprovechan el horario, también, porque son los minutos en los que algunos adolescentes salen de sus colegios y caminan hasta sus casas.

Una vecina sale de su departamento y escucha la conversación. Se suma. Señala a ladrones del Barrio 31 y a la gente en situación de calle como sospechosos de los robos. Se va. El portero retoma. Dice que no es tan así, y que se basa en algunas reuniones que tienen con policías de la comisaría local. «Hay detenidos que son de la 31. Pero no son la mayoría. Algunos celulares robados fueron detectados en la 31. Aunque diría que fueron muchos más en las villas 1-11-14 y la Zavaleta», comenta. El barrio, de fondo, sigue con el movimiento de siempre.

MG

Más noticias
Noticias Relacionadas