16.9 C
Buenos Aires
InicioDeportesCómo es la cancha más austral del mundo: el torneo que saben...

Cómo es la cancha más austral del mundo: el torneo que saben cuándo arranca, pero no cuándo termina

El estadio Islas Malvinas de Ushuaia está ubicado en la entrada del Parque Nacional Tierra del Fuego, donde termina la Ruta 3.

Alain Valfré

09 de septiembre 2023, 06:38hs

«El Gigante del Fin del Mundo», la cancha más austral del planeta. (Foto: Diego Sánchez)

Cualquiera que haya ido por tierra hasta Ushuaia pisó la Ruta Nacional 3 que termina en el Parque Nacional Tierra del Fuego. La carretera está interrumpida por el Estrecho de Magallanes y una parte de Chile que es necesario atravesar para llegar a la provincia más sureña de la Argentina.

En un paisaje inigualable, frente a las vías del Tren del Fin del Mundo, se emplaza el Estadio Islas Malvinas, la cancha del Club Atlético Educación Fueguina (CAEF). ¿Cómo es jugar en un clima tan hostil? Diego Sánchez, entrenador de la primera división, charló en exclusiva con TN y contó una experiencia alucinante.

Leé también: Están presos y salen a jugar: la inspiradora historia de Los Toros, el equipo de rugby que tacklea los muros

Su primera frase es una categórica definición que invita a conocer esta particular historia: “Es la cancha más austral del mundo”. Si bien ahora es de césped sintético, el suelo no era así: “Es un terreno que teníamos hace muchos años y en un principio era de tierra. Ahí entrenábamos cuando se podía, en verano y primavera, y hacíamos los arcos con piedras”.

El complejo se llama Ángel Puljis por un hombre que siempre abrazó al fútbol once de Ushuaia, una ciudad que deportivamente se caracteriza por un gran nivel de futsal. Ahí también hay un quincho que cuenta con dos habitaciones grandes llenas de camas cuchetas y sirve para hacer la concentración antes de algunos partidos. El CAEF fue fundado hace una década por unos rosarinos hinchas de Central, por eso se conoce a la cancha como “El Gigante del Fin del Mundo”.

El estadio sigue creciendo, según asegura Diego: “Hicimos las tribunas de tablones y entra mucha gente por el espacio: estamos en el medio del campo. A partir de septiembre van a poner las luces, porque acá en invierno antes de las 17 ya es de noche y amanece a las 6 de la mañana. Ya en noviembre empieza a oscurecer después de las 22 y lo aprovechamos”.

La cancha más austral del mundo. (Foto: Diego Sánchez)

La cancha más austral del mundo. (Foto: Diego Sánchez)

El clima: el clásico rival

En el mapa, bien bien bien abajo, se encuentra esta cancha que resulta un tanto inhóspita: “Dependemos del clima. El torneo comenzó en febrero y apenas habíamos jugado cinco partidos cuando se paró en mayo porque había mucho hielo producto de la escarcha”.

A Diego le resulta “normal” algo que a cualquiera podría parecerle descabellado: “Jugamos la Liga Ushuaiense de Fútbol que clasifica a los regionales, pero nunca sabemos cuánto va a durar el torneo. Es un torneo de 30 fechas; por el tema de la nieve recién jugamos seis y en la primera quedamos libres. Es muy complicado, la verdad”.

El frío es común para quienes nacieron en “la isla”, aunque algunos no dejan de sorprenderse con la magia de la naturaleza: “La mayor particularidad es jugar con nieve; mientras la pelota ruede, el partido sigue. Después se para por una cuestión de seguridad por el hielo: se empieza a escarchar el césped sintético y se torna un poco peligroso. Pero jugar con ese paisaje es increíble, de verdad”.

Por las bajísimas temperaturas, está permitido jugar con buzo y cuello polar, además de las camisetas y las calzas térmicas. Otro hecho extraño es que como la cancha queda al lado del río Pipo, cuando un futbolista despeja y la pelota cae al agua, la pierden: la corriente se la lleva y es imposible recuperarla.

Video PlaceholderUn entrenamiento en la cancha más austral del mundo. (Foto y video: Diego Sánchez)

El orgullo del fin del mundo

El estadio empezó a construirse en 2022 gracias a un programa nacional que bajó los recursos necesarios para inaugurarla en abril de este año. La inversión fue estatal, pero la cancha es del Club Atlético Educación Fueguina, que se fundó hace 10 años.

Diego detalla el vertiginoso crecimiento de la institución: “En su momento fue solo un club de fútbol once, pero después se empezaron a meter categorías de fútbol femenino, futsal, vóley y sigue incorporando disciplinas”.

“Somos el único club que tiene cancha en Ushuaia y uno de los pocos que le da tanta importancia al fútbol once, por eso tenemos muchísimos chicos. Además, como entrenamos más tiempo que el resto, somos muy competitivos. En esta liga, por ejemplo, ganamos los cinco partidos que jugamos. Además, el año pasado viajamos a Mar del Plata con la Sub 16 para competir en los Juegos Nacionales Evita”, cuenta con orgullo el coordinador de fútbol y entrenador del primer equipo.

Por último, Diego volvió a maravillarse con la ubicación geográfica del Islas Malvinas: “Es hermoso, no podemos creerlo porque es un sueño tener nuestra cancha y entrenar las veces que nosotros queramos. Eso obviamente generó que muchos chicos quieran venir, así que es increíble y sobre todo porque es el fin del mundo. Estar en el Río Pipo, donde está la cancha, con las montañas y el trencito del fin del mundo… Hasta los turistas que pasan constantemente, cuando ven que los chicos juegan, no lo pueden creer”.

Más noticias
Noticias Relacionadas