21.9 C
Buenos Aires
InicioDeportesLa última gran emoción de Diego Maradona: a cuatro años de su...

La última gran emoción de Diego Maradona: a cuatro años de su inolvidable presentación como DT en Gimnasia

El 8 de septiembre de 2019, el Diez asumía como entrenador del Lobo, cuya hinchada le dio una emotiva bienvenida a cancha llena.

08 de septiembre 2023, 06:32hs

Diego Maradona en el último club que lo tuvo como técnico: Gimnasia y Esgrima La Plata. (AFP)

Diego Maradona en el último club que lo tuvo como técnico: Gimnasia y Esgrima La Plata. (AFP)

“Hoy me sentí en el cielo: cuando la gente gritaba ‘Diego, Diego’, me sentí en el cielo”. Hace cuatro años, Diego Maradona vivía su última gran emoción en el fútbol. En la tarde del 8 de septiembre de 2019, era su presentación como director técnico de Gimnasia.

Lógicamente que nadie podía imaginar ninguna de las cosas que ocurrirían poco tiempo después: la pandemia, la suspensión del fútbol, el violento deterioro de la salud de Diego y su muerte, el 25 de noviembre de 2020.

Leé también: Un futbolista de Gimnasia contó la reacción de Diego Maradona cuando le preparó un fernet “fuertecito”

Nada de eso era previsible. Pero todo lo que ocurrió en el estadio Juan Carmelo Zerillo, en el corazón del bosque de La Plata, sí que lo fue. Simplemente porque era Maradona. Un gran titiritero, que jugando al fútbol podía ser capaz de eludir tanto como dar un pase gol, o frenar y arrancar a toda velocidad. Y fuera de la cancha también le sobraban variantes, dado que sabía manejar los climas y no tenía dificultades en pasar de la risa al llanto, emocionándose y haciendo emocionar.

La última gran emoción de Diego Maradona: Gimnasia, el gran amor del final

Más de 25.000 hinchas de Gimnasia se habían juntado en su estadio para darle la bienvenida a Diego Armando Maradona. Como si la pelota fuese delante de su pie zurdo, los simpatizantes del Lobo sentían que Dios había posado su mano sobre ellos, que cualquier mala campaña sería ahuyentada por Diego.

“Creí que se me iba a reventar el corazón”, le dijo a los hinchas, que terminaron de deshacerse por el ídolo. Banderas con imágenes de Maradona como jugador y como entrenador de la Selección se agitaban en varios sectores del estadio. También se había agitado el club en las últimas horas, desde que la llegada de Maradona como entrenador del equipo fue un hecho.

Así, tres mil nuevos socios en pocas horas, venta de camisetas y merchandising de Gimnasia y del propio Diego, y hasta 700 periodista acreditados de medios de diversos lugares del mundo que estaban en El Bosque para este gran acontecimiento deportivo de escala internacional.

Video PlaceholderEl 8 de septiembre de 2019, Diego Maradona fue presentado en la cancha de Gimnasia como nuevo entrenador del equipo platense.

Hubo acampe en los alrededores del estadio para conseguir la mejor ubicación posible y ya dentro del club, un Maradona que fue un poco capitán y otro poco director técnico, arengando a sus “muchachos” con un “traben con la cabeza”. La impresión que dio fue que los jugadores realmente estaban dispuestos a todo.

Diego había llegado al cargo junto a Sebastián Méndez, quien sería su principal ayudante de campo o una suerte de dupla técnica. Aunque, en realidad, el ahora entrenador de Vélez tenía la responsabilidad, desde el bajo perfil, de cubrirle la espalda a Maradona.

El destino, que no jugó buenas cartas, igualmente le reservó un gran momento. O grandes, momentos, en realidad, a Maradona, quien a medida que Gimnasia fue jugando, los homenajes que Diego fue recibiendo eran uno más extraordinario que el otro y llenos de cariño y agradecimiento.

Diego Maradona hace cuatro años, junto al plantel de Gimnasia en su presentación como DT del equipo: 25 mil hinchas le dieron una emocionante bienvenida. (Foto de ALEJANDRO PAGNI / AFP).

Diego Maradona hace cuatro años, junto al plantel de Gimnasia en su presentación como DT del equipo: 25 mil hinchas le dieron una emocionante bienvenida. (Foto de ALEJANDRO PAGNI / AFP).

Sólo escuchó algunos silbidos en la cancha de Rosario Central, donde los hinchas priorizaron la rivalidad con Newell’s, donde Diego jugó algunos partidos en 1993 y quedó marcado a fuego por la lepra rosarina. En el resto de los lugares, fue solo aplausos y agradecimiento, como el abrazo que le dio Marcelo Gallardo cuando su River visitó al Lobo en La Plata.

Leé también: El día que la barra de Gimnasia quiso secuestrar el corazón de Diego Maradona: un dato de inteligencia activó un operativo de 50 policías

Estuvo al frente de Gimnasia durante 21 partidos, con suerte dispar. Le tocó ganar en ocho ocasiones y perder en nueve oportunidades, alcanzando cuatro empates. El objetivo, desde el momento en que asumió, era salvar a Gimnasia del descenso y, como canta Serrat, todo infortunio esconde alguna ventaja: con la pandemia, la AFA tuvo que parar por un tiempo la pelota. Y cuando ésta volvió a rodar, decidió anular los descensos. Gimnasia permanecería en Primera División.

Más noticias
Noticias Relacionadas