9.1 C
Buenos Aires
InicioEconomíaEn los últimos diez días el FMI le puso plata a Mozambique,...

En los últimos diez días el FMI le puso plata a Mozambique, Pakistán y Zambia: la Argentina aún espera

El viernes le aprobó además a Bostwana el artículo IV. Argentina procura llegar a una reunión con el Board.

El Gobierno y el FMI negocian un waiver o perdón que destrabe el desembolso de unos US$ 4.00 millones antes de que la Argentina tenga que pagar al FMI US$ 2.600 millones el próximo 31 de julio. Si el Directorio aprueba esa dispensa, Sergio Massa y Miguel Pesce quedarían ‘limpios’ de desvíos que en el caso de las reservas llegan a casi US$ 16.000 millones hasta junio.

Pero por diversos motivos el tratamiento del caso argentino todavía no figura en el libro de orden del día del Board y las reuniones agendadas. Sí en cambio aparecieron las de otros países en los últimos días como Bostwana, Zambia, Níger y República Dominicana entre varios. Todos llegaron mientras la Argentina intenta arribar cuanto antes.

¿Por qué el apuro?

Es que dados los plazos de la burocracia el FMI y las vacaciones de agosto que están por llegar, el trabajo técnico entre los economistas del ministerio y los del organismo deberían cerrarse esta semana a más tardar. Si ocurriera mañana o el martes, el acuerdo luego suele demorar unos 19 o 20 días para que el Directorio trate el caso. Sólo en una de las diez revisiones que llegaron al Board desde 2018 a la fecha para el caso argentino, el programa acordado entre el staff y Economía recibió tratamiento en una semana. En las nueve restantes transcurrieron por lo general dos semanas promedio o algo más. Por lo tanto si Sergio Massa pretende pagar el 31 de julio el vencimiento al FMI de US$ 2.600 millones con parte del desembolso que el organismo provea (los famosos US$ 4.000 millones), el ministerio debe cerrar en estas horas como sus pares africanos.

Dos semanas atrás, Economía anunció por un chat de Whatsapp que una misión del equipo argentino viajaría a EE.UU. a negociar. Mientras el viaje no se concretó, el Directorio avanzó en ese lapso con otros países.

El viernes por ejemplo deliberó el caso de Bostwana. El staff terminó el artículo IV tras su misión a ese país. Proyecta que su economía crezca 3,8% este año y la inflación se ubique en el rango de 3%-6%.

El jueves fue el turno de Zambia. El Directorio concluyó el artículo IV y dio luz verde a la primera revisión de un programa de Facilidades Extendidas. “El desempeño de Zambia bajo el programa sigue siendo sólido”, comunicó el organismo. “Se cumplieron todos los criterios cuantitativos de desempeño para la primera revisión y nueve puntos de referencia estructurales, con solo retrasos marginales en los dos restantes”.

Un día antes, el miércoles, llegó el turno de Pakistán. El Directorio dio el visto bueno para un préstamo stand by de US$ 3.000 millones en nueve meses. En lo inmediato el Fondo aprobó un desembolso de US$ 1.200 millones.

El caso de Pakistán resulta interesante porque el programa plantea no solo equilibrar las cuentas públicas y quitar las restricciones en el mercado cambiario, sino que ese país en los últimos años recibió un influjo no menor de inversiones chinas comprometidas en el marco del Programa Iniciativa de la Franja y la Ruta. La Argentina forma parte de él.

El 11, 9 y 5 de julio fueron los turnos de Bahrein, las Islas Marshall y República Dominicana. En todas esas reuniones de Directorio se trataron los cumplimientos del Artículo IV para cada país. El artículo IV es una revisión que el organismo acostumbra hacer a las economías de sus países miembros y que el sistema financiero internacional toma una suerte de sello calidad para estandarizar evaluaciones y criterios a nivel global.

El 6 de julio el Board dio okay para girar un desembolso de US$ 60,6 millones a Mozambique.

Finalmente, el 5 de julio fue el turno de Níger. Aprobaron US$ 23,3 millones.

Todas estas economías tienen que cumplir o al menos adecuarse a las metas de sus programas. En caso que esto no suceda el FMI contempla perdones por los desvíos debido a cuestiones climáticas o eventos como guerras. Sí cuestiona cuando las diferencias ocurren por políticas económicas que se mantienen en el tiempo como puede ser sostener subsidios más allá de una crisis o un evento en el que se justifiquen. En ese caso la política económica juega en contra de las metas establecidas y el FMI pide una corrección. Es uno de los reclamos a Massa y la Argentina.

“El viaje de los funcionarios a Estados Unidos es condición necesaria aunque no suficiente para que haya acuerdo, de modo que un vuelo concretado sería una buena noticia para los mercados”, señala la consultora 1816. “Es clave un acuerdo técnico los próximos días dado los tiempos del Directorio del FMI y el hecho que hay receso en el FMI la primera quincena de agosto”.

La mejor perspectiva para el mercado y los inversores es que el Gobierno llegue a un acuerdo con el organismo. Pero ya muchos se preguntan cómo hará el país para pagarle al FMI el 31, incluso si tiene que recurrir a los yuanes chinos.

Massa no está dispuesto a afrontar un aumento del dólar sin contar con un desembolso anticipado o garantizado que llegará después del 31. Tampoco hay voluntad del staff del FMI de buscarle la vuelta para justificar los desvíos y sostener el programa. “La esperanza es que aparezca una solución política que todavía no está. El riesgo de entrar en atrasos escala”, dice la consultora Eco Go. “Aún cuando a ninguno les sirva”.

Más noticias
Noticias Relacionadas