14.9 C
Buenos Aires
InicioEspectáculosMisión: Imposible o por qué no hay que perderse la nueva con...

Misión: Imposible o por qué no hay que perderse la nueva con Tom Cruise

Las películas con Tom Cruise como héroe de acción y/o salvador del planeta tienen el ADN básico que les impone Hollywood a los megatanques, pero Cruise le agrega esa cuota de adrenalina pura que da saber que el tipo es el que hace la mayoría de las escenas de riesgo en las de Misión: Imposible.

En esta Misión: Imposible Sentencia mortal Parte 1 quizá, en una de ésas, importen menos los recovecos de la trama, y más la concatenación de secuencias de acción y vértigo, que por cierto abundan.

Los malos de turno pueden ser rusos (o no), tal vez estén enquistados en el gobierno de los Estados Unidos (o no). Poco importa. Cruise se las ha ingeniado para conseguir los guionistas, directores y coreógrafos de escenas de riesgo para que el combo sea nutritivo, suculento. Tal vez no impecable, pero se le acerca.

Sí, es él, colgado. Borraron los cables que lo sostienen, pero es Tom Cruise, colgado. Fotos UIP

Sí, es él, colgado. Borraron los cables que lo sostienen, pero es Tom Cruise, colgado. Fotos UIP

La saga de Misión: Imposible fue mejorando desde que la tomó John Woo en la segunda película y las tramas fueron mutando, pero no en lo sustancial. Ethan recibe la grabación en la que le indican que, si acepta la misión que le encomiendan, nadie se hará cargo si todo sale mal.

Tiene un interés romántico, que fue variando con los filmes, y a diferencia de su pariente británico Bond, James Bond, aún no le han adjudicado ningún hijo. Por lo que el extraño de pelo corto, sin preocupaciones va. Por la vida -habría que decir, por el mundo- perfeccionando sus golpes y escenas de riesgo.

Hayley Atwell y Cruise, a bordo de un Fiat 500 perseguidos por las callecitas de Roma.

Hayley Atwell y Cruise, a bordo de un Fiat 500 perseguidos por las callecitas de Roma.

Al margen, no es un dato menor que salvo en La guerra de los mundos, de Steven Spielberg, Tom no suele ser padre en sus películas.

Sentencia mortal: Parte 1 tiene un prólogo en el que Ethan no aparece. Sí se presenta el objeto del deseo, la disputa entre potencias mundiales y compradores varios. Es una suerte de llave maestra, confeccionada en dos piezas (antojadizamente algo similar a lo que busca Indiana Jones por estos días en El dial del destino).

Véanle la cara. A sus 61 años Tom Cruise no le teme a nada, no tiene vértigo y hace las escenas más arriesgadas.

Véanle la cara. A sus 61 años Tom Cruise no le teme a nada, no tiene vértigo y hace las escenas más arriesgadas.

Con Inteligencia Artificial

Hay una Inteligencia Artificial (¡oops!) que ha entrado en rebeldía, y que las superpotencias quieren controlar. Una de las mitades se está por vender en el mercado negro, y Kittridge, el reaparecido exdirector del FMI (no es Fondo Monetario Internacional, sino Fuerza Misión Imposible) le encarga a Ethan que vaya por esa mitad.

Ethan y su equipo, Luther (Ving Rhames) y Benji (Simon Pegg) no solo tienen que obtener la llave, sino descubrir para qué sirve. También vuelve Ilsa (Rebecca Ferguson) para dar más que una mano, y hay una ladrona sumamente hábil, Grace (Hayley Atwell), que encaja y juega como el personaje de Phoebe Waller-Bridge en Indiana Jones y el dial del destino. Y por supuesto que debe haber un malo muy malvado, que aquí tiene nombre latino (Gabriel) y lo encarna Esai Morales, de Ozark y a años de La bamba, con quien Ethan tiene un asunto personal pendiente.

El trío. Ethan Hunt, del FMI, con su equipo: Luther (Ving Rhames) y Benji (Simon Pegg).

El trío. Ethan Hunt, del FMI, con su equipo: Luther (Ving Rhames) y Benji (Simon Pegg).

El director Christopher McQuarrie, quien viene dirigiendo desde la quinta de la saga y obviamente dirigirá la segunda parte de ésta, y escribe los guiones de las películas de Cruise desde hace más de una década, se maneja con las herramientas de siempre. Las de la construcción de un filme de acción a la vieja usanza, pero lo hace parecer moderno. No es poco mérito en tiempos en los que las películas de superhéroes parecen no saben cómo reinventarse.

Cada quien tendrá su secuencia predilecta. Hay varias para elegir, a bordo de un tren (El Expreso de Oriente), sea dentro de los vagones, o arriba (otra similitud con la nueva de Indy, y van…); la de las calles de Roma, a bordo de cualquier auto, incluido el Fiat 500 amarillo; una en Venecia; y la que lleva al desenlace abierto.

La película dura 163 minutos y no, no hay escenas postcréditos (sólo un efecto de sonido).

La película dura 163 minutos y no, no hay escenas postcréditos (sólo un efecto de sonido).

Son 163 minutos (no hace falta quedarse en los créditos, porque salvo un sonidito, no hay escena postcrédito) que se pasan volando, como Ethan arrojándose en parapente. O habría que decir Tom Cruise, que en estas películas traspasa a su personaje desde hace más de 27 años.

Y nadie, como pasa con James Bond, piensa en suplantarlo.

“Misión: Imposible Sentencia mortal Parte 1”

Muy buena

Acción/ Suspenso. Estados Unidos, 2023.Titulo original: “Mission: Impossible, Dead Reckoning Part One”. 163′, SAM 13. De: Christopher McQuarrie. Con: Tom Cruise, Hayley Atwell, Ving Rhames, Simon Pegg, Esai Morales, Rebecca Ferguson. Salas: IMAX, Showcase Belgrano, Cinépolis Recoleta y Avellaneda, Hoyts Dot y Cinemark Palermo.

Más noticias
Noticias Relacionadas