12.4 C
Buenos Aires
InicioDeportesVenus Williams ganó en el WTA 250 de Birmingham, dos días depués...

Venus Williams ganó en el WTA 250 de Birmingham, dos días depués de cumplir 43: la marca que consiguió

Se impuso por 7-6 (7-5), 4-6 y 7-6 (8-6) ante la italiana Camila Giorgi (48 del mundo) y es la tercera jugadora en lograrlo desde el año 2000. La ex número uno está en el puesto 697 del ranking.

La edad es solo un número para Venus Williams. La estadounidense sigue desafiando el paso del tiempo y asombrando con su talento y su capacidad física y mental para continuar dando pelea en el más alto nivel del tenis. Este martes, dos días después cumplir 43 años, se impuso por 7-6 (7-5), 4-6 y 7-6 (8-6) ante la italiana Camila Giorgi, tras tres horas y 17 minutos de un intenso juego, y se metió en la segunda ronda del WTA 250 de Birmingham.

La ex número 1 y ganadora de siete Grand Slams -que apenas había disputado un partido en los últimos cinco meses y medio- se convirtió en la tercera jugadora en conseguir una victoria a nivel WTA en este milenio después de su 43ª cumpleaños.

Lo habían conseguido la japonesa Kimiko Date Krumm, quien tras alcanzar esa edad en septiembre de 2013, sumó varias victorias en el circuito en las siguientes dos temporadas y hasta llegó a las semis de Monterrey y fue semifinalista de dobles en Nueva York en 2014; y la checa-estadounidense Martina Navratilova, que cumplió 43 en octubre de 1999 y ganó tres encuentros después de esa fecha, uno en 2002 y otros dos en 2004, incluido uno en la primera ronda de Wimbledon, con 47 años.

Casi 29 años pasaron entre el primer triunfo de Venus en un torneo WTA y el que consiguió ante Giorgi en el césped del certamen inglés. El que inauguró su palmarés lo había conseguido en octubre de 1994 en la primera ronda de San José ante su compatriota Shaun Stafford, 58ª de la clasificación. Tenía 14 años y todavía no figuraba en el ranking.

Este martes, desde el 697ª escalón y tras haber entrado al cuadro gracias a una wild card, consiguió la 817ª victoria de su carrera y la primera ante una top 50 desde el WTA 1000 de Beijing de 2019, cuando superó en el debut a Barbora Strycova, por entonces 34ª.

«Yo jugué muy buen y Camila jugó increíble. Estoy sorprendida de que no sea la número 1 del mundo», comentó, divertida, alabando la actuación de su rival, de 31 años y 48ª del mundo.

«Hubo momentos en los que pensé ‘Este partido se terminó’ y entonces ella golpeaba de la nada. Me empujó a ser mejor de lo que creí que podía ser y fue buenísimo para mí. Además pude pegar algunos saques de más de 190 kilómetros por hora, algo que no había hecho en un par de años y me dije ‘Ahí está. Extrañé eso’. No vengo jugando muchos partidos y es estupendo haber avanzado», agregó.

«Arranqué muy bien, pero me empezó a doler la pierna en el tercer juego. Y me dije ‘Oh no, esto no’. Fue muy difícil controlar mis emociones, para ser sincera. Al final me acostumbré a lo que me pasaba e intenté ignorarlo. No podía moverme tan bien como quería, pero intentaba llegar a todas las pelotas que podía», contó.

Este fue apenas el segundo partido que jugó la mayor de las Williams en casi seis meses. La estadounidense se había lesionado los isquiotibiales la primera semana del año en Auckland, donde perdió en segunda ronda. Recién pudo volver a las canchas la semana pasada en s’Hertogenbosch, Países Bajos, certamen en el que perdió en primera ronda con la suiza Celine Naef.

Ahora, buscará extender su buen arranque en Birmingham, uno de los torneos de preparación para Wimbledon, donde enfrentará en segunda ronda a la ganadora del choque entre la letona Jelena Ostapenko, segunda favorita, y la checa Linda Noskova

Más noticias
Noticias Relacionadas