10.7 C
Buenos Aires
lunes, 22 julio, 2024
InicioEconomíaLa bomba de la deuda en pesos sigue activa: por qué el...

La bomba de la deuda en pesos sigue activa: por qué el canje «histórico» no baja el riesgo de un salto del dólar

Aunque en una primera impresión podría ser un canje exitoso y dar la sensación que se desactiva la bomba de la deuda en pesos, el riesgo se mantiene

Por Christian A. Buteler

12/06/2023 – 13,00hs

La bomba de la deuda en pesos sigue activa: por qué el canje La semana pasada el tesoro llevó adelante un nuevo canje de deuda, frente a vencimientos por $9.8 billones logró canjear $7.4 millones distribuyendo esos vencimientos durante el año 2024 y llegando incluso a colocar el 24% de los mismos a enero 2025.

Lo que en una primera impresión podría ser un canje exitoso y dar la sensación que se desactiva la bomba de la deuda en pesos, cuando analizamos más detenidamente la operación podemos concluir que el riesgo aún se mantiene.

Si bien es cierto que canjear el 75% del stock es un muy buen resultado, también es verdad que más del 80% de esos $7.4 billones son de entidades públicas o bancos. Dinero que ya de por sí, por quienes eran sus tenedores, no serían parte de una crisis de deuda o corrida contra el peso.

Así los vencimientos para los próximos meses quedaron en: $1.1 billones para junio, $1 billón para julio, $600.000 millones en agosto, $500.000 millones en septiembre y octubre, $400.000 millones en noviembre y $100.000 millones en diciembre. Se trata de unos u$s 8.200 millones evaluados al CCL y es el potencial monto que puede desatar primero una crisis de deuda para en forma inmediata transformarse en una corrida contra el peso.

El crecimiento de la deuda en pesos

La deuda en pesos ha venido creciendo constantemente, en medio de una crisis económica y política que fue concentrando los vencimientos con los riesgos que eso implica. Ya a mediados del año pasado sufrimos un sell-off sobre estos instrumentos  y fue el comienzo de una nueva disparada de los dólares financieros  que marcó el punto final del Ministro de Economía Martín Guzmán. El otro efecto fue un BCRA que comenzó con la compra de bonos agresivamente, con la contraparte emisión de pesos, y fue la suba a un nuevo escalón de la inflación.

El riesgo de estallido de deuda en pesos durante este gobierno no está en que la misma no sea pagada, este gobierno no se irá con un default en la deuda en pesos como el anterior, sino en la presión sobre los dólares financieros que puede llegar a provocar la no renovación de los vencimientos.

Aunque en una primera impresión podría ser un canje exitoso y dar la sensación que se desactiva la bomba de la deuda en pesos, el riesgo se mantiene

Aunque en una primera impresión podría ser un canje exitoso y dar la sensación que se desactiva la bomba de la deuda en pesos, el riesgo se mantiene

Ese riesgo se ve potenciado por varios motivos. Primero la falta de dólares, es el primer semestre por motivos estacionales el de mayor ingreso de dólares, este año la sequía nos privó de entre u$s 15.000 y u$s 20.000 millones. 

En segundo lugar, todos los años electorales, y más cuando son presidenciales, muchos desean esperar los resultados en dólares lo que provoca una demanda adicional para el segundo semestre. Tercero, y tal vez el más importante, la delicada situación económica que llena de incertidumbre la futura gestión.

¿Esta calma en los mercados puede interrumpirse?

Esta calma transitoria que estamos viviendo, la semana pasada los dólares estuvieron tranquilos, los bonos subieron y las acciones volaron puede ser interrumpida por varios factores. Desde lo económico datos como la inflación o la actividad son clave y la relación con el FMI está en momento de definición. No se ha cumplido con las metas del primer trimestre y hasta ahora no ha habido declaraciones sobre qué pasará con los desembolsos que dependen de las mismas, a fin de mes tenemos vencimientos que necesitan del ingreso de esos dólares para poder ser cubiertos.

Y lo político no está mejor, una oposición que parece estar a punto de romperse en cualquier momento y un oficialismo donde funcionarios cercanos a Massa amenazan con su renuncia. 

La estabilidad está sobre un polvorín y todos encienden fósforos. Cualquier evento puede desatar una nueva corrida, hoy los vencimientos de los próximos meses han disminuido pero no así las chances de una nueva crisis. 

El final de este gobierno y el inicio del próximo serán de alto riesgo, las inversiones necesitarán estar muy atento de dónde colocar su dinero y dispuestos a realizar movimientos rápidamente si así fuera necesario, nuevamente la diversificación en una buena y necesaria opción.

Más noticias
Noticias Relacionadas