23.5 C
Buenos Aires
InicioEconomíaHay una única certeza sobre cuál será el dólar dentro de un...

Hay una única certeza sobre cuál será el dólar dentro de un año

Gane quien gane las elecciones, todos apuntan a sincerar el valor del dólar y achicar la brecha.

El resultado de una encuesta sobre quién podría ganar las PASO el próximo 13 de agosto refleja bastante fielmente la contracara de la incertidumbre en el mercado financiero.

Dólar, acciones, bonos y tasas de interés se mueven al compás de las dudas sobre el presente y futuro del cepo cambiario, que juega un rol cada vez más destacado en el plan «aguantar» del ministro Sergio Massa.

La encuesta en cuestión, elaborada por Aresco de Federico Aurelio, sostiene que las internas las ganará Juntos por el Cambio y que en segundo lugar podría haber un empate entre el Frente de Todos y la Libertad Avanza de Javier Milei.

Las intenciones de voto a presidente son: Patricia Bullrich, 14,7%; Horacio Rodríguez Larreta, 14,4%, con lo que JxC obtendría 29,1%.

En el Frente de Todos (obviamente suponiendo que haya PASO para definir el candidato y que, por tanto, Sergio Massa decida no ser candidato) Wado de Pedro tendría un 15,8% y Daniel Scioli, 11,6%, que sumados darían el 27,4%.

Javier Milei sería el candidato individual más votado, con 27,6%, en un virtual empate con el FdT.

Patricia Bullrich viene diciendo que en el caso de ganar desdoblará el mercado cambiario (dólar comercial controlado y otro financiero libre) y que la eliminación del cepo cambiario debe ser inmediata para permitir el ingreso de capitales.

Por el lado de Milei, los mensajes sobre el tema cambiario son dos: «vamos a prender fuego al Banco Central» e implementar una dolarización intensiva de la economía como forma de combatir la inflación.

Desde el Frente de Todos la propuesta de Wado de Pedro pasa por la expansión del consumo interno basándose en que el consumo representa 71% de la economía y que el Estado conseguirá los dólares para financiar el consumo del aumento de las exportaciones.

Desdoblar el mercado cambiario, eliminar el cepo, dolarizar, aumentar las exportaciones en un contexto caracterizado por una inflación superior al 100% plantea la necesidad de tener un tipo de cambio más alto que permita reducir la brecha cambiaria que hoy actúa como un gran freno para el mercado.

Con el dólar mayorista en $ 245 y el contado con liquidación en $ 500 resulta fácil intuir qué dólar preferirán pagar los importadores -si el Banco Central se los vendiera- y cuál recibir los exportadores, con el agravante de que, encima, las retenciones se aplican sobre el tipo de cambio más bajo.

Los economistas hablan de que una devaluación del peso de cierta magnitud frente al dólar oficial será inexorable cuando el próximo gobierno aplique algún plan antiinflacionario sustentable pero, también, reconocen que Sergio Massa debe evitar un salto cambiario hasta el cambio de gobierno para no caer en una hiperinflación.

El cepo se endurece prácticamente cada semana (las provincias deben refinanciar el 60% de sus obligaciones externas por su cuenta, se acumulan atrasos en los pagos, etc) y la única bocanada de financiamiento estaría llegando por la utilización del swap de China para pagar en yuanes las importaciones de aquel país.

El 21 y 22 de junio el Gobierno le debe pagar US$ 2.682 millones al FMI y todavía Massa negocia con el organismo el adelantamiento de los fondos para poder hacerlo sin tener que recurrir a las reservas, ¿de dónde saldrían?

El último informe de Eco Go de la economista Marina dal Poggetto sostiene que desde fines de abril el Banco Central lleva utilizados US$ 980 millones de las reservas para comprar bonos «y ,en simultáneo, vender bonos en pesos por casi US$ 4.000 millones nominales para intervenir en los dólares libres».

Además, dice, «desde que empezaron a salir el 7 de marzo, los depósitos privados en dólares acumulan una caída de US$ 1.100 millones sobre un stock de US$ 15.280 millones. De estos hay US$ 11.000 millones encajados en el BCRA que forman parte de las reservas brutas».

El 65% de los depósitos privados son de personas físicas y el 30% de empresas. A su vez, entre los depósitos minoristas, el 31% corresponde a cuentas menores a US$ 10.000 y el 52% a depósitos menores a US$ 30.000.

En un contexto en el que las reservas netas del BCRA son negativas en US$1.200 millones, la evolución de los depósitos en dólares pasa a ser un dato a seguir de cerca.

Más noticias
Noticias Relacionadas