14.9 C
Buenos Aires
InicioPolíticaMassa afrontó un canje de deuda clave para intentar llegar con más...

Massa afrontó un canje de deuda clave para intentar llegar con más aire a las PASO

El ministro de Economía Sergio Massa enfrentó hoy un nuevo canje voluntario de deuda en pesos para despejar vencimientos que caen entre junio y septiembre por un monto de aproximadamente $9,4 billones.

En el mercado preveían que la secretaría de Finanzas iba a realizar este mes una operación de conversión  ante la abultada carga de vencimientos que se concentraban en junio, en torno a $1,1 billones, la cual estiman que está mayoritariamente en manos privadas, a diferencia de la julio-septiembre que está principalmente en poder del sector público.

Este es el tercer canje de deuda en pesos de este año -hubo uno en enero, y otro en marzo- y el quinto durante la gestión de Sergio Massa en el ministerio de Economía. Ni bien asumió el cargo, realizó una operación de conversión en agosto de 2022, y otra en noviembre.

Pero los analistas explican que el canje también estuvo orientado a facilitar al Banco Central el roll over de los bonos que estuvo comprando en el mercado secundario de otros organismos públicos, principalmente el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, para dotarlos de liquidez y que participen de las licitaciones de deuda,

Y es que, por su carta orgánica, la entidad monetaria no puede participar en las licitaciones del Tesoro. La consultora Equilibra estimó que «el BCRA habría adquirido unos $750.000 millones del (BONCER) T2X3 en abril, y $350.000 de (bono dólar linked) TDL23 en mayo».

A la espera de los primeros resultados oficiales, y por la gran tenencia de títulos en poder del BCRA y los que están en manos de otros entes públicos, en el mercado pronosticaban un porcentaje de adhesión al canje de entre 70 y 75%.

Economía hará un canje de deuda en pesos para descomprimir vencimientos entre junio y septiembre

Economía hará un canje de deuda en pesos para descomprimir vencimientos entre junio y septiembre

Canje de deuda: ¿qué menú ofreció?

Economía ofreció un menú de títulos todos indexados, que ajustan por inflación (Boncer), por el tipo de cambio oficial (dólar linked) y Bonos Duales que vencen en 2024 y 2025 que ofrecen cobertura inflacionaria o devaluatoria, lo que más pague al momento de la fecha de vencimiento.

Y hay 7 bonos elegibles que se incluyeron en el canje: las LECER con vencimientos el 16 junio y el 18 julio de este año (X16J3 y X18L3), la LEDE que caduca el 31 de julio próximo (S31L3) el bono dolar-linked T2V3 que expira en julio, el Boncer T2X3 que vence en agosto de 2013, y los bonos duales con vencimientos en julio y septiembre de 2023 (TDL23 y TDS23

En ese marco, el Tesoro ofrece concretamente estas opciones de canje:

a) LECER X16J3, LECER X18L3, BONCER T2X3 y LEDE S31L3, que podrán ser canjeados por un BONCER con vencimiento el 13 de diciembre de 2024.

b) Bono Dual TDL23, que podrá ser canjeado por tres alternativas: bono Dual con vencimiento el 30 de agosto 2024, bono Dual que vence el 29 de noviembre del próximo año, o BONCER que expira el 13 de diciembre de 2024.

c) Bono dolar Linked T2V3, que podrá ser canjeado por dos opciones: el Dual con vencimiento en agosto de 2024 o el BONCER de diciembre de 2024.

En el canje ofrece bonos Duales que ajustan por inflación o por tipo de cambio oficial, que vencen en 2024 y 2025

En el canje ofrece bonos Duales que ajustan por inflación o por tipo de cambio oficial, que vencen en 2024 y 2025

d) Bono Dual TDS23, que podrá ser canjeado por tres alternativas: el Dual de agosto de 2024, un Dual que vence el 31 de enero de 2025, o el BONCER de diciembre de 2024.

Canje de deuda: ¿qué anticiparon los analistas?

Javier Casabal, analista de Adcap Grupo Financiero comentó a iProfesional que «el principal objetivo del canje fue el de reducir los vencimientos cercanos a las PASO para poder transitar el proceso electoral con el menor ruido posible que podría resultar en volatilidad en el dólar paralelo».

«Las alternativas del canje buscan seguir construyendo una curva en 2024 principalmente, pero sin acumular vencimientos al principio del año», señaló. Y prevé que «el mercado se concentrará en las alternativas Duales, siendo que ya se espera un salto cambiario del orden del 50% a fines de este mismo año».

A su vez, Isaías Marini, analista de la administradora de fondos Consultatio, sostuvo que «el BCRA acumula compras en el mercado secundario en lo que va del año por unos $1.4 billones para darle más margen a otros entes públicos para que participen en las licitaciones de deuda del Tesoro. Y acotó que «justamente porque el BCRA no puede participar de las licitaciones es que necesita de los canjes para rollear los vencimientos».

Asimismo, Pedro Siaba Serrate, estratega de PPI dijo que el canje «buscó suavizar vencimientos en meses claves» dado el contexto electoral, y calculó que «en estos cuatro meses los pagos totales que debe enfrentar Finanzas alcanzan los $10 495.000 millones (alrededor de 7,9% del PBI), pero de acuerdo con nuestras estimaciones la parte privada se limita al 39,5% de ese monto (3,2% del PBI)».

En el mercado ven que el canje es para que BCRA pueda rollear los bonos de deuda en pesos que estuvo comprando

En el mercado ven que el canje es para que BCRA pueda rollear los bonos de deuda en pesos que estuvo comprando

A su criterio, «los bonos duales, en primer lugar, y luego el BONCER23, deberían presentar los niveles de adhesión más altos dado que estimamos la mayor tenencia pública en esos títulos».

Canje de deuda: ¿qué nivel de participación se estima?

Siaba Serrate estimó que «la tenencia del sector público en la deuda elegible se ubica alrededor de 64%, por lo cual creemos que éste será un nivel clave para analizar la aceptación genuina del sector privado». En ese marco, el experto proyectó que «porcentaje de adhesión va a estar probablemente entre 70 y 75%».

De igual diagnóstico, Casabal manifestó que «no hay dudas que será exitoso ya que estimamos que el 70% (de la deuda elegible) está en manos públicas». El analista consideró que «alcanzar un 80% de los vencimientos sería un buen resultado, sumando 10% más de privados y el límite vendrá dado por aquellos inversores que no pueden extender duración porque significaría un descalce de plazos con sus pasivos».

A su vez, Marini prevé que «el canje resultará relativamente exitoso si se lo evalúa en términos de la participación global, con un piso de aceptación que debería rondar el 70-75%», y fundamentó que «esto se debe cerca del 70% de los vencimientos están en manos del propio sector público, y en especial del BCRA».

En cambio, Marini cree que «la participación del sector privado probablemente sea baja, en especial porque la duración de los títulos entregables (principalmente boncer a diciembre 2024) es mayor a la del promedio de los títulos en poder de Fondos Comunes de Inversión y bancos privados».

«Si tomamos esta métrica como referencia, los resultados del canje no serán tan positivos. De todas formas, esto permite despejar considerablemente los vencimientos de este año (que se concentran en la previa electoral) y en las próximas licitaciones post-canje seguramente se ofrezcan instrumentos más cortos que incentiven al sector privado a estirar los vencimientos más allá de las elecciones», especuló.

Estiman una adhesión piso al canje de entre 70 y 75% por participación del BCRA y entes públicos

Estiman una adhesión  al canje de entre 70 y 75% por participación del BCRA y entes públicos

En Aurum Valores también pronosticaron que «el piso de aceptación, pensando en la posesión de títulos por el sector público (FGS, BCRA, agencias públicas y bancos públicos), rondaría el 70% – 75%«. Y precisaron que «del total que se planea canjear ($9,5 billones), si adhiriera todo el sector público, el piso mínimo en términos monetarios se encontraría entre los $6,7 billones y los $7,15 billones, al tiempo que estiman «que la participación del sector privado va a ser extremadamente baja por los plazos ofrecidos»,

Por su parte, el analista financiero Gustavo Ber juzgó «el canje de deuda tendrá un resultado satisfactorio a partir de una participación principalmente del sector público al encontrarse la mayoría de las tenencias en su poder». En tanto prevé que «en el caso del sector privado, la participación sería mucha más limitada, ante la incertidumbre política y económica, aunque ante futuras operaciones gradualmente irán canjeando sus posiciones hacia duales y CER, dado que resultan instrumentos competitivos frente a sus necesidades de indexación» .

Deuda en pesos: ¿se reducen las chances de un reperfilamiento?

Un informe de Consultatio planteó que «hasta hace muy poco tiempo uno de los temas que dominaban el debate entre los analistas era si nos encaminábamos hacia un nuevo reperfilamiento de la deuda en pesos del Tesoro».

Al respecto, el análisis remarcó que desde la crisis de la deuda en pesos de junio de 2022 y tras la renuncia del ex ministro de Economía, Martín Guzmán, «el BCRA se vio obligado intervenir fuertemente para brindar calma a los mercados, encontrando una nueva vía de financiamiento al Tesoro que se volvió cada vez más preponderante».

Según precisó, a fines de 2021 el BCRA tenía títulos en pesos por un «7,3% del total del stock de la deuda en pesos» mientras que a fin del año pasado detentaba un 15,3%, «y a fin de mayo esta cifra ascendería al 20%».

«En contraste, la deuda en manos privadas se mantiene estable -muestra falta de apetito-pero aleja los riesgos de un default», evaluó. Por lo que juzgó que «con el creciente peso del sector público en las licitaciones y en particular del BCRA, creemos que las razones para esperar un reperfilamiento post elecciones se redujeron de manera significativa».

Algunos analistas creen por creciente peso del sector público en la deuda en pesos se reducen chances de reperfilamiento

Algunos analistas creen por creciente peso del sector público en la deuda en pesos se reducen chances de reperfilamiento

Casabal concordó que «dada la alta participación del sector público, las preocupaciones por el reperfilamiento se van desvaneciendo, especialmente porque nos imaginamos que el panorama electoral terminará resolviéndose recien en noviembre».

Ber también cree que «en caso de irse avanzando con éxito en los sucesivos canjes, creo que el riesgo de reperfilamiento post elecciones iría en descenso, a la espera de definiciones y gestiones respecto a dicha deuda en pesos por parte de la nueva administración».

En cambio, Siaba Serrate dijo que el canje «no creo que despeje las dudas puntuales en la deuda en pesos» porque «se van a canjear las posiciones del sector público, que de todas maneras iban a refinanciarse» y sostuvo que «lo más relevante a la hora de evaluar ese problema es que los pesos del sector privado se mantengan en el sistema; lo más importante es convencer al sector privado».

Más noticias
Noticias Relacionadas