17.5 C
Buenos Aires
InicioEspectáculosCinco buenas razones para odiar el trap

Cinco buenas razones para odiar el trap

Para los que gustan de las efemérides: un día como hoy, pero en 1991, no existía el trap. 

Basta de ser condescendientes con el trap. Listo, vuelta de página. Encima está muy pero muy de moda y nadie sabe si realmente tiene algo que ofrecer. Nos hemos llegado a preguntar si el fenómeno no será un efecto inesperado de la pandemia: aumento de la angustia, ansiedad, depresión, síntomas de estrés post traumáticos. Trap.

«Qué bueno el fin de semana/me quedo en la cama con tu hermana«. La rima fácil es un camino de ida y quiere decir que el trap nunca te va a sembrar ninguna duda. Se destaca, sin embargo, por haber sido el único género artístico que no fue alcanzado por la corrección política. Ni los Midachi llegaron a tanto. Para algunos, el trap es el nuevo rock. Para otros, se parece menos a la música que a un capricho generacional.

Cazzu, cuando llenó el Luna Park, en septiembre de 2022. Foto Martín Bonetto

Cazzu, cuando llenó el Luna Park, en septiembre de 2022. Foto Martín Bonetto

¿Cuando se habla de trap también se dirá «canción»? ¿Habrá algún trapero que sepa tocar la guitarra? Mientras tanto leemos que Cazzu «le está pasando el trapo a todos los traperos».

En fin, todos los géneros buscan explicar el significado de la palabra “amor”, pero al trap le interesa la semántica de la marca “Gucci”.

El trapero quiere ser como el rapero. Hay un resentimiento ahí, por eso es normal que siempre parezcan un poco enojados. No por nada el semillero del trap fueron las “batallas de gallos”, ese barullo cacofónico que hace que uno extrañe el grito del afilador.

¿Diferencias entre el rap y el trap? El tipo que hace rap inevitablemente tiene una mansión. El trapero, en cambio, todo el tiempo te dice que quiere tener una mansión. Esa es, básicamente, la diferencia. Lo que hace que el trap sea un subgénero.

¿Vos querés ser rapero? Bueno, primero mostrá credenciales: auto de alta gama, galgo afgano. A medida de que el trapero va logrando bienes por encima de la PlayStation, recién ahí, puede aspirar a retirar la peyorativa letra “t”.

Gucci Gang Remix (Lil Pump x Bad Bunny x J Balvin x Ozuna)

Bad Bunny, cuando actuó en el Festival de Música y Artes de Coachella Valley en Indio, California. Foto Reuters

Bad Bunny, cuando actuó en el Festival de Música y Artes de Coachella Valley en Indio, California. Foto Reuters

Bad Bunny es música para hombres que piden permiso para ser infieles. Canción o ruido apto para banda de sonido de salidera bancaria en noticieros. Si sos de los que siguen el trap desde Cemento, Gucci Gang equivaldría a Un Pride (In the Name of Love) de U2.

La oda a las marcas empezó en Sex and the City, tuvo secuela con el boom del agua mineral y se trasladó al trap. En vez de tener una papa en la boca, Bad Bunny canta como si mereciera el bulto de la estatua del Muñeco Gallardo.

Gucci es una debilidad del género. Una de las marcas más mencionadas. “Está todo Gucci”, es como decir “está todo bien”. En el caso de Bad Bunny hasta podría ser el sponsor de la mitad de sus versos. Hay un trap que se llama Ta’ To Gucci.

En castellano “Gucci Gang” sonaría más o menos así: «Pandilla Gucci/Pandilla Gucci/Pandilla Gucci/Mi perra ama la cocaína, ooh (Ooh)/Me follo a una perra, se me olvidó su nombre (Brr, yuh).

El Washington Post se dedicó exhaustivamente al asunto: la marca Fendi lidera en las letras del género, seguida de Gucci, Versace, Givenchy, Prada, Adidas, Dior, Nike, Louis Vuitton y Balenciaga.

Hipnotizados (Rusherking)

La China Suárez y Rusherking se separaron tras casi un año de relación. Instagram

La China Suárez y Rusherking se separaron tras casi un año de relación. Instagram

Monótono como una chacarera, además de nombre de hamburguesa, Rusherking parece que le debe su éxito a una atípica campaña de marketing. Dicen que la discográfica no pudo encontrar un tema de difusión adecuado y decidió contratar a la China Suárez para que le hiciera de novia hasta que el pibe pudiera hacer un Luna Park.

De la noche a la mañana supimos de Rusherking. Conocimos su voz de Teletubbi. La canción que grabó con la mujer más bella de la Argentina fue el reverso de El amor después del amor. Hasta queda larga comparada con la relación sentimental.

Escuchás Hipnotizados y funciona como meme. “Nuestro amor nunca pasa de moda”. De yogur pasteurizado.

(No Toque Mi Naik) Nicki Nicole 

Nicki Nicole. Foto de prensa

Nicki Nicole. Foto de prensa

Nicki Nicole es como llamarse Matías Martin. Canción preferida de Alfa, el de Gran hermano. Santi Maratea diría: “Aplica para causas publicitarias”. Muy escuchado por mujeres que se sacan años en apps de citas y dicen “que fluya”.

En el ambiente se valora su esfuerzo por comerse las “eses”. Preciosa en envase chico, apenas más alta que el Perrito Barrios, lo suyo también es un tema sobre el empoderamiento. «No es no», deja claro en su canción. «No toque mi Naik/No, no toque mi Naik/No toque mi naik…” 

Si en los ’80, Andrés Calamaro le hizo un hit al gamulán, es normal que una chica que sueña con la movilidad social  ascendente le cante a sus zapatillas caras.

Tinty Nasty (L’Gante)

L 'Gante se hizo popular de la noche a la mañana.

L ‘Gante se hizo popular de la noche a la mañana.

Auténtico producto de la popularidad en base likes, L ‘Gante le debe su fama a eso y a Cristina Kirchner, que lo mencionó en un discurso. Delante suyo, la Mona Jiménez es Barenboim. Tiene por característica hacer un mismo tema al que le iría cambiando de nombre.

Le preguntás la hora y te responde “Porro”. Le decís dónde nació y te dice «porro». Sus letras parecen escritas a punta de pistola y son menos sutiles que las de Shakira: “Pa ese culo necesito un flete /Puta, vamo´ al baile y lustramo´ los Pepe”.

Me gusta ese tajo del Flaco Spinetta es María Elena Walsh.

Salimo’ en caravana pa’ tumbar la carretera/Los fierro’ de los pana’ los pasan en la cartera.

No sabés si cantarla o salir corriendo por miedo a que te secuestre.

BZRP Music Sessions #9 (Dillom)

Bizarrap y sus famosas Music Sessions. Foto Martín Bonetto

Bizarrap y sus famosas Music Sessions. Foto Martín Bonetto

Empecemos por el principio: la culpa siempre es de Bizarrap, el denominador común a casi todo esto. Además, sus music sessions se anuncian con fuerza de decreto de necesidad y urgencia. 

Dillom –que no es un personaje de Marvel y tiene cara de haber sido fanático de Dragon Ball- encabeza la segunda oleada del trap argentino. Duki sería Litto Nebbia y Neo Pistea, Tanguito.

“Siendo que el trap es la música popular de la juventud de hoy en día, a los pibes los tenés seguro. Lo que cuesta más es conseguir a gente grande que te escuche» dijo en una entrevista a Forbes.

Dillom canta con voz de rivotril: Esto e’ trash, lo tuyo e’ basura/Esto e’ trash, lo tuyo e’ basura/Esto e’ trash, lo tuyo e’ basura (¡wuh!)/ Esto e’ trash, lo tuyo e’ basura.

Encima en el video de YouTube, debe leer la letra. En eso se parece a Mercedes Sosa.

POS

Más noticias
Noticias Relacionadas