La interna Horacio Rodríguez Larreta vs. Mauricio Macri: recelos, chicanas e intrigas a 13.278 km de distancia

Larreta lanzó a su ministro de Salud en Buenos Aires para condicionar al candidato de Macri, que está en Qatar. De un lado, el de Horacio Rodríguez Larreta, hablan de “tocada de culo”. Así califican la foto que su ministro de Gobierno, Jorge Macri, se sacó semanas atrás con Patricia Bullrich, la archienemiga interna del…

la-interna-horacio-rodriguez-larreta-vs-mauricio-macri:-recelos,-chicanas-e-intrigas-a-13.278-km-de-distancia

Larreta lanzó a su ministro de Salud en Buenos Aires para condicionar al candidato de Macri, que está en Qatar.

De un lado, el de Horacio Rodríguez Larreta, hablan de “tocada de culo”. Así califican la foto que su ministro de Gobierno, Jorge Macri, se sacó semanas atrás con Patricia Bullrich, la archienemiga interna del alcalde porteño en su sueño presidencial. Aquella selfie tenía marca de agua: había sido propuesta o al menos avalada por el primo del funcionario, nada menos que Mauricio Macri. El ex presidente lo apoya en la carrera para que el apellido vuelva a ocupar el máximo cargo político en el distrito.

La primera respuesta del larretismo fue literalmente de agenda. Cortaron las actividades de gestión que incluían a Jorge Macri y le servían al ex intendente de Vicente López para mostrarse como precandidato en la Ciudad. También el funcionario debió dar explicaciones a sus compañeros de Gabinete, que consideraron la foto sino una traición, cuanto menos una zancadilla de mal gusto. La fiesta de casamiento del ministro, algunos días después, los mostró a varios nuevamente juntos en un coqueto salón en La Rural. La política es el arte de lo posible.

Tras el apercibimiento, y aunque sigue la tensión, el cepo a las actividades de gestión/campaña aflojó. En las últimas horas, Jorge Macri compartió incluso un acto con una de las candidatas que Larreta alienta para que le compitan en el distrito: la ministra de Educación, Soledad Acuña.




El ministro de Gobierno, Jorge Macri, con su par de Educación, Soledad Acuña, en una reunión con directoras de escuelas. Ambos quieren competir en la Ciudad.

“El enojo sigue. El año pasado, la llegada de Jorge a la Ciudad fue parte del acuerdo con el Pelado (por Larreta) para que bajara su candidatura en Provincia y lo dejara a (Diego) Santilli. El acuerdo incluyó eso y otras cosas muy beneficiosas para Jorge. Por eso, lo de la foto de Bullrich se tomó acá como una puñalada. ¿Firmaste un contrato hace poco y ya lo estás incumpliendo?”, se descargó un larretista a Clarín.

La otra señal de Larreta para condicionar al delfín de Mauricio Macri en la Ciudad fue mezclarlo en una larga lista de potenciales candidatos porteños del espacio. Un modo clásico para bajarle el precio. La nómina incluyó, en distintas entrevistas, a dirigentes que el común de la gente ni conoce, o conoce poco, como el titular de la Legislatura, Emmanuel Ferrario. Y otros más conocidos pero de otros partidos, como Roberto García Moritán, alias “el marido de Pampita”.

El lanzamiento de Quirós

Hasta que este jueves salió a la cancha uno de esos postulantes, acaso el más hipotéticamente atractivo, como el ministro de Salud, Fernán Quirós. “He decidido que voy a prepararme para competir”, dijo el funcionario, y de tan medido alentó la especulación: que estaba allí más como una decisión de Larreta para condicionar a los Macri que por convicción propia. El tiempo servirá para evaluar ganas y capacidad.




Horacio Rodríguez Larreta y Fernán Quirós compartieron una actividad este jueves. Allí, como quería el jefe de Gobierno, el ministro de Salud manifestó su deseo de competir en la Ciudad.

“Si le mirabas la gestualidad, y lo observé varias veces, no transmitía ganas de ser candidato”, analizó ante Clarín un colaborador del ex presidente Macri, en modo “Lie to me”. “Y ojo que tiene buena imagen pero no lo traduce en votos”, completó su mirada parcial.

Cerca del ex mandatario son también muy duros con la decisión de Larreta. Lo califican como un movimiento “funcional a Lousteau”. ¿Qué quieren decir? “Lo que hace Horacio con esto es subir candidatos del PRO a la cancha, amontonarlos, sin preparación. Con esto busca licuar la candidatura de Jorge (Macri), que para nosotros es claramente el mejor candidato y el más preparado para gobernar la Ciudad. Y hace todo esto, cuando del otro lado el radicalismo sólo tiene a Lousteau. Suena a que es parte del acuerdo que hay entre ellos“. 

El “acuerdo” al que se refieren en el macrismo duro, hay que recordarlo, tiene una parte pública. ¿Ejemplo? Un día antes de lanzar a Quirós, Larreta le abrió las puertas al ex ministro de Economía y precandidato radical para que exponga en la reunión de Gabinete de la Ciudad. Debieron escucharlo, entre otros, Jorge Macri, Acuña, Quirós y hasta Ferrario. Todos tienen que ver con todos.

Lousteau expuso unos 25 minutos, describió una situación económica compleja, pero aclaró que la solución debía venir “de la política”. Propuso para eso una coalición sólida, “con los mejores equipos gestionando”. Larreta tomó luego la palabra y avaló la idea.

En público, Lousteau dice que apoyará a un candidato a presidente radical. Y Larreta repitió esta semana que hará lo propio con uno del PRO en la Ciudad. Algunos observadores creen que en privado piensan otra cosa. Que ambos consideran que pueden necesitarse y complementarse muy bien en el 2023. Uno desde Balcarce y el otro desde Uspallata.