Horacio Rodríguez Larreta acordó con Pablo Moyano por las grúas y la Ciudad pagará indemnizaciones millonarias

Los afiliados a Camioneros serán despedidos y recontratados para seguir prestando los mismos servicios a a la gestión porteña hasta que haya un nueva licitación. Cobrarán hasta 4 millones de pesos. Tras varias semanas de negociaciones y en medio de amenazas de Pablo Moyano de hacer un paro a la gestión porteña, el jefe de…

horacio-rodriguez-larreta-acordo-con-pablo-moyano-por-las-gruas-y-la-ciudad-pagara-indemnizaciones-millonarias

Los afiliados a Camioneros serán despedidos y recontratados para seguir prestando los mismos servicios a a la gestión porteña hasta que haya un nueva licitación. Cobrarán hasta 4 millones de pesos.

Tras varias semanas de negociaciones y en medio de amenazas de Pablo Moyano de hacer un paro a la gestión porteña, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, avaló el acuerdo que este miércoles firmaron el gremio de Camioneros y la Ciudad para dar por terminado el conflicto por la estatización del sistema de grúas.

Desde el 1 de octubre, cuando la administración porteña empiece a gestionar el acarreo de vehículos, unos 350 trabajadores que pertenecían a las empresas Dakota y BRD pasarán a depender de SBASE, la empresa estatal que controla los subtes, donde mantendrán el convenio de Camioneros hasta que pasen a la empresa que gane la licitación para controlar el servicio de grúas.

El cierre de la negociación terminará siendo muy positivo para los trabajadores afiliados al gremio de los Moyano y tendrá un costo extra para las arcas porteñas. Los 350 trabajadores que pasarán a la Ciudad serán despedidos, indemnizados y luego recontratados por la gestión porteña con los mismo sueldos que tenían.




Las gruas pasaran a la orbita de Ciudad Buenos Aire. Foto Germán García Adrasti.

Las indemnizaciones llegarán hasta los 4 millones de pesos para los camioneros con más antiguedad. Aunque en promedio serían de unos 2 millones de pesos, según fuentes porteñas.

El acuerdo se enmarca en lo que se denomina como “Ley Moyano” que no tiene respaldo legal pero que Hugo y Pablo lograron imponer en diferentes negociaciones laborales. Se trata de un dispositivo de presión con el que logran el pago de compensaciones a los trabajadores en cada renegociación de los contratos incluso cuando hay cambios de accionistas o de concesiones de servicios.

En mayo del año pasado, los Moyano consiguieron un acuerdo similar con la empresa supermercadista Walmart cuando fue comprada por Francisco de Narváez. Unos 500 camioneros fueron despedidos, recibieron un bono y los re contrataron los nuevos dueños de la compañía para seguir en los mismos puestos laborales. 

Desde la Ciudad sostienen que la Ley 4003 sancionada en 2011 en la Legislatura los ampara para definir esa maniobra que beneficia de manera directa a los afiliados al gremio de los Moyano, aunque hay dudas delos alcances de esa normativa según especialistas en derecho laboral.

Lo cierto es que desde hace años los Moyano, Hugo y luego su hijo Pablo, lograron negociar que las empresas que cambien de concesión o de accionistas despidan a los empleados, los indemnicen y los vuelvan a contratar. Rodríguez Larreta, pese a que durante las negociaciones iniciales se había mostrado duro, cedió a las postura de Camioneros.

Además de las indemnizaciones los dirigidos por los Moyano consiguieron quedar bajo la tutela de SBASE y no de AUSA, la empresa que gestionará el acarreo de las grúas. No es un dato menor: así lograrán mantenerse con su convenio laboral -el de Camioneros- y mantendrán todos los beneficios. Si pasaban a AUSA debían enmarcarse en otro convenio laboral.

Es una excepción que solo correrá para los afiliados a Camioneros.

Desde el próximo 1 de octubre el sistema de las grúas de acarreo será gestionado por la estado porteño a través de AUSA. Será una transición: cuando se defina la licitación, será una nueva empresa privada la que gestiones ese servicio.

Según fuentes porteñas ya pidieron el pliego 12 empresas y el 21 de octubre será la apertura de los sobres con las ofertas.

Los cuestionamientos al sistema de acarreo eran recurrentes. No solo por el maltrato a los vehículos sino porque las dos empresas que controlaban el negocio, Dakota y BRD, tenían la licitación vencida desde el 2001 y según operando gracias gracias a prórrogas otorgadas por las diferentes gestiones de la Ciudad.

Por el millonario negocio, las empresas pagaban un canon de 55.000 pesos mensuales.

En la Coalición Cívica estan alerta tras el acuerdo entre Larreta y Moyano. Elisa Carrió y los dirigentes que le responden en suelo porteño habia sido muy críticos con el sistema de acarreo y hasta habían amenazado con votar en la Legislatura porteña una normativa para suspender el servicio junto a un grupo de diputados opositores que se aliaba bajo el nombre del”frente anti grúas”.

Esa presión de Carrió llevó a que el gobierno porteño decidiera la estatización del servicio.

En los sectores duros de Juntos también empiezan a mirar con molestia el acuerdo porteño con Camioneros. Consideran que el jefe de Gobierno cedió a todas las demandas de los Moyano.

Desde la Ciudad aseguran que -más allá de las negociaciones con los camioneros- a mediados de 2023 estará funcionando el nuevos sistema de acarreo. Toda la Ciudad tendrá el servicio de grúas que se dividirá en tres zonas.

Con el nuevo contrato el Estado porteño no cobrará un canon. Abonará una mensualidad a las compañías ganadoras por el servicio y la recaudación del acarreo quedará para la Ciudad.