Alumnos del Buenos Aires y el Pellegrini marchan a la UBA por el deterioro edilicio de las escuelas

Alumnos, docentes y los centros de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires y del Pellegrini marcharán este jueves hasta el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Exigen un aumento presupuestario para reformas edilicias, bancos, un bar y participación en el Gobierno de la Universidad.Esta es la primera movilización del año al Consejo.…

alumnos-del-buenos-aires-y-el-pellegrini-marchan-a-la-uba-por-el-deterioro-edilicio-de-las-escuelas

Alumnos, docentes y los centros de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires y del Pellegrini marcharán este jueves hasta el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Exigen un aumento presupuestario para reformas edilicias, bancos, un bar y participación en el Gobierno de la Universidad.

Esta es la primera movilización del año al Consejo. Los alumnos se reunirán a las 11.30 en las puertas de los colegios. “Tratamos de evitar las marchas, por eso lo primero que hicimos fue hablar con las autoridades de los colegios, pero no nos dieron soluciones e ignoraron nuestros mails. Presentamos cartas a las rectorías de los colegios que tampoco fueron contestadas”, explica la presidenta del centro estudiantes del Pellegrini, Dolores Zattera.

Y agrega: “El subsecretario de Hacienda de la UBA nos viene pateando una reunión hace meses”. Esa Secretaría es la responsable de la asignación de dinero para cada colegio. Los estudiantes denuncian que desde la pandemia no se aumentaron los presupuestos anuales de 11 millones de pesos para el Buenos Aires y 9 millones de pesos para el Pellegrini.

Los alumnos estarán en la puerta del Consejo, ubicado en Viamonte 444, hasta que les ofrezcan una reunión con el secretario de Escuelas Medias, Oscar García; el subsecretario de Hacienda, Matías Ruiz; y el rector de la UBA, Alberto Barbieri.

Por su parte, desde la UBA confirmaron a Clarín que se recibirán los pedidos de los estudiantes en el Consejo. Asimismo, aclararon que durante la pandemia tuvieron que resolver los nuevos desafíos de conectividad y tecnología para dar clases de forma virtual. Eso implicó una “inversión muy importante”. Además aclararon que realizan tareas edilicias.

Asimismo, voceros del Pellegrini, en diálogo con Clarín, sostuvieron que el equipo de conducción del colegio estuvo reunido con la Comisión Directiva del centro de estudiantes el viernes 12 de mayo. “Este lunes se les envío un mail detallando lo que se les había contestado en la reunión”, agregaron fuentes de la institución.

También aclararon que al inicio de año se cambiaron los tanques de agua de la terraza y la bajada troncal para instalar dispensers de agua en planta baja, primero y segundo piso. Además, harán una nueva refacción en los baños valuada en dos millones de pesos.

Sobre la ausencia de un bar, el colegio sostiene que funciona uno provisorio desde principio de junio. A su vez, continuarán con el proceso de licitación para el bar definitivo. Sobre la ausencia de bancos en las aulas, explicaron que la cooperadora compró 50 nuevos y espera su entrega, mientras que personal de mantenimiento de la escuela está reparando otros 70 .

Las clases no se suspenden

El día de clases se dictará y las personas que se movilizarán no lo recuperarán. Solo se alarga el calendario escolar cuando hay tomas en los colegios durante varios días. “Por ahora, no analizamos hacer una toma”, aclara Liascovich.

Los centros de estudiantes convocan a los docentes para que se sumen a la marcha. Ya hay un gremio de paro, por eso, calculan que un poco menos de la mitad de los profesores no asistirá a los colegios.

En qué condiciones estudian

Los reclamos principales son el estado de los dos edificios, ser parte del gobierno de la Universidad y que sean despedidos “los violentos del colegio”.

Esto último es en referencia al jefe del departamento de Educación Física, Roberto Rodríguez, que fue sumariado por ver pornografía infantil y posteriormente amenazar con “cagarlo a piñas” al estudiante que lo denunció. Ese hecho desató las tomas de 2018.

“Demandamos una democracia real en la UBA, dónde mínimo nosotros tengamos voto directo para la elección de rector y donde nuestro rector tenga una banca en el Consejo Superior”, detalla Victoria Liascovich, presidente del centro de estudiantes del Buenos Aires.

Las presidentes de los centros de estudiantes denuncian que hay agujeros en los pisos y paredes; que el año pasado se cayó un ventilador que estaba prendido sobre un estudiante en el Buenos Aires y que en el Pellegrini hay ratas, nidos de arañas y palomas.

“Tampoco tenemos bancos ni bar, es decir, que si queremos comer debemos comprar antes de ingresar al Pelle. Recién ahora piensan licitar”, sostiene la estudiante de sexto año.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA