El Presidente firmó un convenio por la Zona Franca de Sierra Grande

(Foto: Presidencia). El presidente Alberto Fernández firmó este lunes en Casa Rosada un convenio con la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, para la puesta en marcha de la zona franca en la ciudad de Sierra Grande, con el objetivo de potenciar la región y facilitar el desarrollo del plan de hidrógeno verde en esa…

el-presidente-firmo-un-convenio-por-la-zona-franca-de-sierra-grande
(Foto: Presidencia).

El presidente Alberto Fernández firmó este lunes en Casa Rosada un convenio con la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, para la puesta en marcha de la zona franca en la ciudad de Sierra Grande, con el objetivo de potenciar la región y facilitar el desarrollo del plan de hidrógeno verde en esa provincia.

El jefe de Estado señaló que la iniciativa “es una inversión que pone a la Argentina en un lugar de privilegio porque estamos entre un grupo de países que se ubican a la vanguardia en la generación de energías alternativas”, al tiempo que celebró la “enorme oportunidad de desarrollo para la provincia y para Argentina”.

Esta medida, que tiene una mirada federal, fortalece el avance de la instalación en Río Negro de la planta de hidrógeno verde que anunció la empresa Fortescue el 1 de noviembre último, durante la participación del mandatario argentino en la reciente cumbre mundial COP26 que se celebró en Glasgow.

En aquella oportunidad, Fernández había destacado que “el hidrógeno verde es uno de los combustibles del futuro y llena de orgullo que sea la Argentina uno de los países que esté a la vanguardia de la transición” energética, que en poco tiempo el país “podrá convertirse en uno de los proveedores mundiales de este combustible que va a permitir reducir drásticamente las emisiones de carbono en el mundo”.

La compañía de origen australiano, que hará una inversión de 8.400 millones de dólares, busca producir más de 2,2 millones de toneladas anuales de hidrógeno verde, objetivo para el cual generará más de 15.000 puestos de trabajo directo y 40.000 indirectos.

De esta manera, la provincia de Río Negro aspira a convertirse en un polo mundial exportador de ese tipo de energía para 2030.

El proyecto se desarrollará en los alrededores de la ciudad de Sierra Grande, donde funcionó la mina de hierro más grande de Sudamérica.

Tras la firma del convenio Carreras dijo a los periodistas acreditados en Casa de Gobierno que “es la más importante inversión en los últimos 20 años en el país” y “va a ser el inicio de la gran oportunidad de la Argentina de ser productora de hidrógeno, en un contexto de transición energética mundial”.

“Sabemos que Europa está fuertemente interesado; en primera instancia estamos pensando en hidrógeno para exportación y cuando la matriz energética del país también se transforme queremos consumir este hidrogeno en Argentina”, completó.

Carreras manifestó la expectativa de que la provincia sea de los primeros generadores a gran escala, de hidrógeno y “prácticamente del mundo porque hay pocos proyectos de esta envergadura”, sino solo “de tipo experimental pero no de producción a escala”.

“Venimos trabajando en conjunto con (el ministro de Desarrollo Productivo) Matías Kulfas en particular y con el Presidente, chequeando el rumbo que le íbamos dando a este proyecto”, apuntó la gobernadora.

“La empresa comprometió la inversión, estamos en una etapa de estuvo de viendo y presentación de proyectos ejecutivos para que sean evaluados por las áreas ambientales y las áreas pertinentes de la provincia”, señaló.

Alberto Fernández y la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras, en el acuerdo (Foto: Presidencia).

Para Carreras, “la zona franca es clave” porque allí se instalará “un gran parque industrial vinculado a la generación de hidrógeno” para una región “hoy poco desarrollada e históricamente golpeada desde lo económico”.

“Entendemos que va a permitirnos equilibrar económicamente y productivamente la provincia”, resaltó la mandataria sobre la producción de “un combustible que está teniendo un protagonismo en el escenario mundial” y en el cual la Argentina “será uno de los primeros productores”.

“Creemos que es una oportunidad para el mundo y trabajar en la mitigación de los gases de efecto invernadero, el cambio climático no es una cuestión que está en el futuro, sino que hoy está muy presente, lo vemos en la agenda de todos los países”, concluyó.

Del encuentro participaron, en el Salón Eva Perón, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale; el subsecretario de Política y Gestión Comercial, Alejandro Barrios; y la directora de Exportaciones, Mariana Pereyra.

También estuvieron el secretario General del gobierno de Río Negro, Daniel Sanguinetti; el diputado nacional, Luis Di Giacomo; el intendente de Sierra Grande, Renzo Tamburrini; y la legisladora provincial, Roxana Fernández.

En noviembre de 2020, el jefe de Estado ya había mantenido una reunión por medio de una videoconferencia con representantes de la empresa Fortescue Metals Group, quienes le habían expresado su interés en invertir en la Argentina en la generación de energías renovables y la producción de minerales en el marco de lo que denominan industria verde.

El hidrógeno verde es considerado “el combustible del futuro” y es generado mediante electrólisis a partir de energías renovables como la solar y la eólica, en las que la Argentina tiene un gran potencial para desarrollar proveedores competitivos y crear nuevos empleos.

El hidrógeno es el elemento químico más abundante del planeta y no es considerada una fuente energética en sí misma, sino un vector energético, ya que almacena energías generadas por otras fuentes de manera tal que posteriormente pueda ser posteriormente liberada en sistemas ya conocidos.