Un avión casi “atropella” a paracaidistas en pleno salto

Es bien sabido que el paracaidismo es un deporte de riesgo, aunque lo que pocos esperan es que uno de los peligros sea el propio avión desde el que se salta. El hecho ocurrió en Sudáfrica, donde un avión casi “atropella” a un grupo de paracaidistas que habían saltado del mismo momentos antes. La insólita…

un-avion-casi-“atropella”-a-paracaidistas-en-pleno-salto

Es bien sabido que el paracaidismo es un deporte de riesgo, aunque lo que pocos esperan es que uno de los peligros sea el propio avión desde el que se salta. El hecho ocurrió en Sudáfrica, donde un avión casi “atropella” a un grupo de paracaidistas que habían saltado del mismo momentos antes. La insólita situación quedó registrada en un video filmado por una de las personas que saltaron.

Bernard Janse van Rensburg, paracaidistas que grabó todo lo acontecido, volaba en un Beechcraft C90 King Air a unos 5.000 metros, para realizar un salto con un grupo de 20 personas. Como su función era grabar todo el salto en cuestión, se colocó en cola del avión, agarrándose a una baranda exterior con varios otros paracaidistas.

“El equipo de paracaidistas estaba totalmente concentrado en lograr una posición correcta y el momento de la salida. Esta intensa concentración en la tarea hizo que muchos de los paracaidistas no vieran los signos reveladores de una inminente entrada en pérdida”, contó Janse van Rensburg.

La mayoría de las personas a bordo notaron que algo no estaba bien en el avión, por lo que decidieron saltar. Segundos después, el avión entró en pérdida girando, con el morro hacia abajo y cayendo bruscamente hacia la izquierda. En plena caida fuera de control, el avión pasó por debajo del grupo de paracaidistas que abandonaron la aeronave, afortunadamente sin hacer contacto con nadie.

Segundos más tarde, el piloto logró estabilizar la aeronave y aterrizar sin inconvenientes. Mientras tanto, los paracaidistas llegaron a tierra sanos y salvos. En buena medida, en este incidente no hubo que lamentar heridos o muertos gracias a la formación profesional y destreza del piloto y los paracaidistas.