Tras las críticas al Gobierno en el acto del Día de la Lealtad, Yasky y Baradel fueron a la Casa Rosada

En el primer piso de la Casa Rosada, Alberto Fernández se reunió este miércoles por la tarde con la cúpula de la CTA Autónoma; en la planta baja, Eduardo “Wado” de Pedro recibió más temprano a los máximos referentes de la CTA de los Argentinos: equilibrios frentetodistas. Ricardo Peidró y Hugo Godoy volvieron a reclamarle al…

tras-las-criticas-al-gobierno-en-el-acto-del-dia-de-la-lealtad,-yasky-y-baradel-fueron-a-la-casa-rosada

En el primer piso de la Casa Rosada, Alberto Fernández se reunió este miércoles por la tarde con la cúpula de la CTA Autónoma; en la planta baja, Eduardo “Wado” de Pedro recibió más temprano a los máximos referentes de la CTA de los Argentinos: equilibrios frentetodistas. Ricardo Peidró y Hugo Godoy volvieron a reclamarle al Presidente la implementación de un salario básico universal. Más temprano y 72 horas después de criticar la gestión del Gobierno en el Día de la Lealtad, Hugo Yasky y Roberto Baradel conversaron con el ministro del Interior sobre la realización de un acto político. No será cualquier acto, 10 días antes de las elecciones conmemoran un nuevo aniversario del rechazo de Néstor Kirchner, Lula da Silva y Evo Morales al ALCA que propuso George W. Bush en la cumbre de las Américas de 2005.

La reunión del diputado y líder de ATE (Verde y Blanca) y del líder del gremio docente de la Provincia con el principal delegado de Cristina y Máximo Kirchner en el Ejecutivo duró apenas un rato. Hablaron sobre lo que queda de su aporte a la campaña. El 4 de noviembre, a solo 10 días de las generales, será su propuesta más audaz: la conmemoración del rechazo al ALCA en un zoom con varios presidentes y líderes latinoamericanos de la región entonces. El Presidente, entonces, era el jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Nadie aclaró si participará. No todo será virtual: el oficialismo se congregará en Avellaneda.


Ayer. Alberto Fernández con la CTA de Ricardo Peidró y Hugo Godoy.

La novedad se conoce al mismo tiempo que el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz tiende puentes en Washington con el principal asesor de Joe Biden para la región, Juan González, con quien estuvo reunido el martes. El 26 de octubre, un día antes de un nuevo aniversario por la muerte de Kirchner, la CTA más cercana al kirchnerismo, organizará además un acto en Moreno.

Yasky y Baradel volvieron a la Casa Rosada tres días después de participar del acto en Plaza de Mayo por 17 de octubre, que convocó la titular de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini con críticas a la gestión del Gobierno y a las negociaciones con el FMI. “Hay que exigir la liberación de Milagro Sala y de todos los presos políticos. Y decirles además que no estuvimos cuatro años peleando, poniendo el cuerpo ante del neoliberalismo para que haya 44% de pobres”, sostuvo Baradel el domingo en la Plaza. El destinatario de ese mensaje fue, por supuesto, el Presidente. Setenta y dos horas después, los recibió el ministro del Interior y referente de La Cámpora; el primero en presentar su renuncia tras la derrota de las PASO.

Los referentes de la CTA-de los Argentinos hicieron saber que su visita a la Rosada el mismo día que sus pares/adversarios de la CTA-Autónoma fue “una casualidad”.

En el Salón Eva Perón en el primer piso de la Casa de Gobierno, el Presidente recibió a Godoy, Peidró y a toda la comisión directiva de la CTA Autónoma, entre las que había varias dirigente mujeres como la secretaria Adjunta, Claudia Baigorria; y la secretaria Administrativa, Alejandra Angriman;  un detalle que el Presidente saludó. El mandatario les garantizó tres medidas y proyectos para mitigar la situación económica: el monotributo social, que el Gobierno anunció ayer; préstamos para cooperativas sin crédito financiero y la paritaria para los trabajadores de la salud.

El jefe de Estado se explayó sobre esa batería de medidas luego de que “Cachorro” Godoy objetara que en 2021 hubo menos ayuda social que en 2020. “Le dijimos este año se debilitaron las respuestas como el IFE y el ATP y que hay que reforzar esa intervención y dar respuestas más concretas a los sectores que más padecen hambre y que necesitan una mayor intervención del Estado. El coincide con ese diagnóstico y están trabajando en esa dirección”, sostuvo el secretario general de los estatales en diálogo con los periodistas acreditados.

Los dirigentes de la CTA-Autónoma volvieron a insistir a Fernández que el Gobierno implemente un salario básico universal; una idea que acompañan otros sectores del oficialismo como Juan Grabois y que ya le habían planteado al jefe de Gabinete Juan Manzur durante la reunión que mantuvieron el 5 de octubre. El Presidente -según destacaron los sindicalistas antes de salir de la Rosada- no lo descartó, pero argumentó la dificultad que supondría evitar que esa ayuda se superponga con la de los planes que ahora el Gobierno pretende “reconvertir”.

El Presidente defendió ante los referentes de la CTA-Autónoma el congelamiento de precios que dictó la secretaria de Comercio Interior que conduce Roberto Feletti, con quien conversó por la mañana. Sostuvo que son pocas las empresas que no se plegaron a la iniciativa oficial. “El futuro tenemos que encararlo con una distribución que debe hacerse de otro modo”, insistió el Presidente que volvió a comparar el fin de la pandemia con el de la guerra. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA