El alto precio de controlar el dólar: preocupan las reservas líquidas del Banco Central

En septiembre, y tal como descontaban economistas e inversores, el Banco Central abandonó por completo su posición compradora en el mercado de cambios y se consolidó como un vendedor neto. Aunque el viernes pasado la autoridad monetaria logró revertir una racha negativa y comprar US$ 4 millones, acumula ventas por más de US$ 700 millones en…

el-alto-precio-de-controlar-el-dolar:-preocupan-las-reservas-liquidas-del-banco-central

En septiembre, y tal como descontaban economistas e inversores, el Banco Central abandonó por completo su posición compradora en el mercado de cambios y se consolidó como un vendedor neto. Aunque el viernes pasado la autoridad monetaria logró revertir una racha negativa y comprar US$ 4 millones, acumula ventas por más de US$ 700 millones en lo que va del mes.

El ritmo de las intervenciones del organismo que preside Miguel Pesce, ya sean en el mercado oficial como en el segmento de bonos para contener a los dólares financieros, como el contado con liquidación o el dólar MEP, preocupa al mercado. Advierten que si se mantiene esta velocidad de ventas, las reservas líquidas de la entidad se agotarán cerca de la fecha de las elecciones generales de noviembre.

Al miércoles pasado, último dato oficial disponible, las reservas brutas del Banco Central totalizaban los US$ 43.178 millones. Pero, si se descuentan el stock de oro, el swap de monedas con China, los préstamos del FMI y los encajes del sector privado,  los dólares “líquidos” con los que cuenta el organismo rondan los US$ 3.000 millones.

“De continuar el ritmo de venta que vemos en septiembre, el stock de reservas netas líquidas (considerando DEGS, descontando pagos al FMI, sin considerar el stock de oro) se agotan el viernes previo a las elecciones legislativas“, alertaron en la consultora GRA, liderada por el economista Gabriel Rubinstein.

Economistas de LCG coincidieron y advirtieron que en menos de ocho semanas, “el poder de fuego” del Central podría ser casi nulo.: “Las reservas se encuentran en un nivel crítico. De seguir la dinámica actual de ventas diarias en torno a US$ 70 millones, en dos meses el BCRA contaría nuevamente con reservas de libre disponibilidad en terreno negativo

El salto de los últimos días de los dólares financieros “libres” sirve como medida para la desconfianza sobre la solidez del BCRA para defender al peso dentro del mercado. Es que mientras el organismo interviene con ventas de, según calculan entre US$ 20 y US$ 50 millones en el segmento de bonos, para manter estas cotizaciones por debajo de los $175 “en la pantalla”, el contado con liquidación que surge de la venta de acciones o Cedears, alcanzó el viernes los $195.

Así, el organismo sacrifica dólares para mantener la brecha cambiaria entre 75% y 85%, pero “la brecha de la brecha”, ahí donde el poder de intervención del Central no llega, ya supera el 97%. Analistas de Delphos explicaron: “La brecha entre el CCL en bonos AL30/GL30, que está regulado por el BCRA, y el “libre”, que supera el 10%, incrementa la demanda y la necesidad de intervención del BCRA”.

En Delphos creen que esta tendencia puede extenderse y retroalimentar una caída fuerte de los dólares “de libre disponibilidad”, del organismo. “De persistir la tendencia negativa, el movimiento alcista en los dólares financieros seguramente se mantendrá hasta las elecciones legislativas de noviembre”, anticiparon.

Además de complicar la estrategia anti inflacionaria del Gobierno, que hizo del ancla cambiaria la principal medida para controlar al aumento de los precios, la escasez de dólares podría poner una premura extra para alcanzar un acuerdo con el Fono Monetario antes de fin de año, ya que se debe afrontar otro vencimiento de US$ 1.800 millones antes de 2022. 

La reducida disponibilidad de dólares luego de las elecciones podría acelerar los tiempos del acuerdo con el FMI, lo que mejoraría las expectativas financieras y la volatilidad cambiaria“, ​anticiparon. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA