Nicolás Furtado, de Diosito al Mosca: los secretos de su nuevo personaje, en la serie Entre hombres

A mediados de 2001, Germán Maggiori ganó en México el premio Resistencias/Alfaguara por su primera novela, Entre hombres. Avalado por el premio, el libro se esfumó de las librerías y se convirtió en una obra de culto. Pese al éxito de ventas y los elogios de la crítica literaria, recién fue reeditado en 2013. Y este…

nicolas-furtado,-de-diosito-al-mosca:-los-secretos-de-su-nuevo-personaje,-en-la-serie-entre-hombres

A mediados de 2001, Germán Maggiori ganó en México el premio Resistencias/Alfaguara por su primera novela, Entre hombres. Avalado por el premio, el libro se esfumó de las librerías y se convirtió en una obra de culto. Pese al éxito de ventas y los elogios de la crítica literaria, recién fue reeditado en 2013. Y este domingo 26 de septiembre llegará a la pantalla de HBO Max convertido en miniserie.

Calificado de “clásico contemporáneo” y “una de las novelas más vitales de la Argentina” por críticos como Gonzalo Garcés, este policial negro ambientado en 1996 empieza con una fiesta sexual que sale mal. Hay una alta figura de la política involucrada y una cámara oculta que registró todo: ese VHS se convertirá en el motor de una maquinaria de policías corruptos y delincuentes de baja calaña.

A su profesión original (es odontólogo), Maggiori le sumó la de escritor y también guionista: ya trabajó en El Tigre Verón (2019) y ahora fue el encargado, junto al director Pablo Fendrik (El asaltante, La sangre brota, El jardín de bronce), de adaptar su propio texto.

“Como escritor me tuve que despojar de esa primera versión de mi historia, y repensarla”, cuenta vía Zoom quien es conocido también por haber heredado la biblioteca de seis mil volúmenes de su tío, Ricardo Piglia.


Nicolás Furtado en “Entre hombres”, miniserie de HBO Max.

Una larga espera

Con producción de HBO en sociedad con Polka, los cuatro capítulos de una hora se filmaron en 2019 e iban a estrenarse en 2020, pero la pandemia alteró los planes. No hay mal que por bien no venga: gracias a eso, en marzo Entre hombres participó de la sección Berlinale Series del Festival de Cine de Berlín.

“La espera se hizo larga. Tenía muchas ganas de ver algo y, por suerte, con la proyección en el Festival de Berlín la pude ver entera. Estoy más conforme de lo que pensaba: superó mis expectativas. Sabía que había un buen libro, un buen guión y una buena historia, pero realmente verla terminada fue espectacular”.

El que habla ahora, también vía Zoom, es Nicolás Furtado. A partir de su Diosito de El Marginal, es candidato a ponerle la piel a cuanto malandrín psicópata aparezca en la ficción argentina. Ahora le tocó el Mosca. Por lo menos en cuanto al aspecto, es totalmente diferente: tiene una melena sucia, una mandíbula con sobremordida y cara de pocas luces.


Germán Maggiori. Foto: Gerardo Dell’Oro.

De Diosito al Mosca

“Está en la compraventa de drogas, autos y electrodomésticos robados. Lo hace junto a su socio, el Zurdo. Se mueven para todos lados en una Traffic. Si bien los dos son delincuentes, Mosca tiene una impronta diferente a la de Diosito. Es mucho más tranquilo, sus movimientos son lentos. También, aunque está considerado un inepto, es uno de los personajes más mentales de la serie”.

El actor uruguayo se reunió en el elenco con otro de los pilares de El marginal, Claudio Rissi, que allá es su hermano, Marito Borges, y acá es el Tucumano Cortez, otro delincuente. Los demás personajes protagónicos están a cargo del Puma Goity, como el corrupto suboficial Garmendia; Diego Velázquez como el Loco Almada, otro policía corrupto; y Diego Cremonesi como el Zurdo, socio del Mosca.


“Entre hombres” recrea la atmosfera noventosa del Conurbano.

“Antes de leer el guión leí el libro. La realidad es que al principio no me imaginé al Mosca que van a ver. Fue una versión que después resultó. Al preparar el personaje, no sé por qué tenía en la cabeza que debía ser un tipo con una rareza. En el libro hay humor, y eso se trasladó al guión como grotesco: eso lo tenían que tener los personajes, y decidí apostar por eso”.

La peluca y las prótesis dental y abdominal son elementos que me facilitan el trabajo porque me meten rápidamente en la energía del personaje. Me es más cómodo, y a la vez se me hace más divertido interpretar a un personaje que se aleje tanto de mi impronta, de mi naturaleza”.

El método Furtado

El método Furtado de actuación consiste en algo así como meterse en personaje las 24 horas: “Cargo esa energía todo el tiempo que dure la filmación, por más que no esté grabando. Me sirve y me suma, porque le voy encontrando cosas al personaje fuera del set. Es parte de mi filosofía de vida: así vivo mis días cuando estoy componiendo un personaje, y sobre todo uno con las características de Mosca”.


Diosito Borges, a la espera de que llegue la cuarta de “El marginal”.

“Me conviene estratégicamente dejarlo entrar todo el tiempo en mi vida diaria, aún si estoy caminando por la calle, yendo al laburo o a comprar algo al supermercado. En ese día a día es donde de repente a mí me baja una data, una idea de algo, que después le voy a incorporar al personaje”.

En este caso en particular, el trabajo fue de a dos. Porque Mosca y el Zurdo son prácticamente inseparables.

Con Diego Cremonesi somos muy amigos y estuvimos elaborando los personajes juntos. Nuestra idea fue que exista la dupla. Lo hablamos antes de empezar con todo esto. Creíamos que era muy importante y que el laburo se iba a enriquecer un montón si nosotros presentábamos a la dupla: Mosca y el Zurdo, el Zurdo y Mosca, que sean ellos dos”, cuenta.

“Después cada uno tendrá su particularidad, que también es necesaria. Buscamos que el vínculo fuera muy real, y se logró. Es una forma generosa de trabajar con el compañero, con el director y con todo el equipo. Cuando apostás a una dupla así, todo se eleva. Estos dos tipos tienen que complementarse. No hay otra forma de verlos. Me los imagino en la misma muchos años antes y muchos años después”.


Diego Cremonesi y Nicolás Furtado en “Entre hombres”, miniserie de HBO Max.

El imán de la marginalidad

Desde Okupas a esta parte, los márgenes de una Buenos Aires en decadencia son una tentación para las series nacionales y Furtado, a quien antes de fin de año también veremos en la cuarta temporada de El marginal, lo sabe.

“Hay mucha gente que no conoce estos mundos y siente pura curiosidad. Lo que conocen es lo que les llega a través del noticiero. Ahí le cuentan las noticias, quién robó, a quién le robaron, quién mató, a quién mataron, pero este tipo de ficciones te cuentan el porqué”, explica.

“Siempre hay una razón para lo que pasa, por más que no sea válida. Nosotros tratamos de no juzgar a los personajes ni sus conductas, sino simplemente mostrarlos e interpretarlos, y eso genera en la gente esas ganas de conocer un poco más de lo que sabe de estos mundos”.


El Puma Goity en “Entre hombres”.

Maggiori se remonta a los orígenes de la literatura argentina para explicar el fenómeno: “Tiene que ver con cierta tradición de una fascinación por lo bárbaro, y la barbarie está ligada a esos mundos marginales. No necesariamente porque lo bárbaro esté ahí, sino porque desde El matadero en adelante es el lugar donde se pone el foco a la hora de escenificarlo”.

Y sigue: “Pero en Entre hombres está también puesto en el mundo de la dirigencia política y del poder económico, que también funciona de esa forma barbárica y se muestra en un contraste que reelabora esa visión y no la limita a una realidad social. Es cierto que hay un morbo y una fantasía con respecto a ese mundo, que aparece en la búsqueda de cierto sector de la audiencia”.

El humor como bálsamo para la violencia

Tanto la novela como la miniserie contienen altas dosis de violencia y brutalidad, matizadas desde el sarcasmo o con pasos de comedia.

Dice Furtado que “es como en una historieta: puede haber un villano, un monstruo que rompe todo y a la vez ser divertida. Acá pasa eso: la serie tiene su parte caricaturesca, y eso hace que los golpes no sean tan fuertes para el espectador. Lo que se cuenta es grave, pero siempre se aliviana con algo de acción o un toque de humor”.


Diego Velázquez en “Entre hombres”, serie que se estrenará completa en streaming. En el cable de HBO habrá un capítulo por semana.

-¿Cuánto los condicionó la mirada que hay puesta desde la corrección política hacia las ficciones en estos últimos años?

Maggiori: La novela tocaba temas delicados y que ahora lo son más aún. Pero en la adaptación tomamos la decisión de ser fieles a ese texto. Primero, porque se trata de una serie de época, ubicada en los ‘90. Por otro lado, no se trata de disfrazar lo que queremos mostrar, sino exhibirlo descarnadamente, tal como sucedía. No hubo que renunciar ni reformular nada en pos de quedar bien con alguien.

Furtado: Estamos mostrando una realidad y tenemos que ir a fondo. Hay que ser fieles porque es una forma de denunciar lo que pasaba hace unos años. Cuando se hace una película situada durante la dictadura, lo mostrás tal cual fue y decís ‘Qué terrible que era esto’. Hay que llegar a tocar esa sensibilidad de la gente, así funciona como denuncia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA