Blanqueo para la construcción: qué objetan las inmobiliarias

Esta semana, el Gobierno reglamentó la ley que prevé incentivos tributarios y blanqueo de capitales para la construcción, con la expectativa de promover la inversión en proyectos inmobiliarios realizados en el país. La medida mantiene entusiasmados a los desarrolladores pero despierta ciertas objeciones en las inmobiliarias. En este sector advierten que -si bien es muy…

blanqueo-para-la-construccion:-que-objetan-las-inmobiliarias

Esta semana, el Gobierno reglamentó la ley que prevé incentivos tributarios y blanqueo de capitales para la construcción, con la expectativa de promover la inversión en proyectos inmobiliarios realizados en el país.

La medida mantiene entusiasmados a los desarrolladores pero despierta ciertas objeciones en las inmobiliarias.

En este sector advierten que -si bien es muy positiva- debería estar acompañada por otros incentivos, como el otorgamiento de créditos hipotecarios para los compradores, la agilización de los permisos de obras y mayores beneficios impositivos para los desarrolladores.

“La falta de crédito hipotecario podría demorar el recupero de la inversión de quienes optaron por exteriorizar sus activos no declarados”, señala Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial.

Según su visión, el verdadero éxito de un programa de blanqueo se produce cuando se hace una planificación integral que contempla ambas puntas.

“No solo hay que permitirle a la gente blanquear el dinero que tenía en negro sino también potenciar a la gente que no dispone del dinero para comprar y está interesada en los emprendimientos adonde fue a parar el dinero blanqueado”, dice.

Para el rubro inmobiliario, que viene muy golpeado desde hace dos años por una baja del volumen de operaciones concretadas, el blanqueo en la construcción puede llegar a ser un empujón para generar cierto movimiento, explica el empresario.

“Lo más interesante de la iniciativa oficial es que está enfocada a obras de pozo con un grado de avance inferior al 50% y el costo para acceder es relativamente bajo”, dice.


Los proyectos beneficiados son los denominados desde el pozo, que tengan menos de 50% de la obra avanzada.

Según Daniel Cohen Imach, titular de la desarrolladora Step Developments, “la ley de blanqueo para la construcción es francamente positiva aunque la reglamentación se demoró más de lo deseable“, señaló.

En cuanto a otras medidas importantes para dinamizar el sector, según el empresario, serían, primero, el otorgamiento de créditos blandos a plazos de 10 años o más; en segundo lugar, “la derogación de la última ley de alquileres, que además de encarecer las locaciones, ahuyentó al inversor de renta” dice. Y finalmente, incentivos impositivos y fiscales, enumeró.

Brodsky no cree que el blanqueo dispare las ventas, “pero sí que las reactive”, e insiste en que “el gran ausente de esta película es el crédito hipotecario”.

“En la medida que presente reglas claras, el blanqueo actual va a resultar en una medida útil para el sector”, opina Miguel Di Maggio, director de la inmobiliaria Depa. “Es esencial que los desarrolladores lo tomen como una herramienta de crecimiento y no como una oportunidad puntual subiendo el precio de las unidades”, dijo.

En cuanto a la potenciales medidas complementarias que podrían tomarse para el crecimiento sector, el empresario dice que, por ejemplo, “una agilización de los permisos de obra permitiría a los desarrolladores contar con una mayor previsión de su actividad y, a partir de esto, presupuestar aún mejor sus obras”.

“Esta agilización de los permisos podría ser acompañada por beneficios impositivos para los desarrolladores. Siempre es positivo achicar todo tipo de medida recaudatoria que permita darle algo de aire al sector”, propone.

“Hay muchos desarrolladores entusiasmados y muchos inversores que ya están consultando“, dice finalmente, Solange Esseiva, dueña de la inmobiliaria H-54. Sin embargo, a pesar de las facilidades que el blanqueo ofrece para el público en general, la empresaria opina que “está mas orientado a un inversor sofisticado y no a un ahorrista que en base a su esfuerzo pudo juntar US$ 50 mil para comprar un departamento”, deslizó.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA