Guiño del Gobierno a la industria electrónica de Tierra del Fuego

Con miras a una posible prórroga del régimen promocional de Tierra del Fuego, que vence en diciembre de 2023, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, inició este lunes una visita de dos días para recorrer algunas plantas donde se producen celulares, TV y acondicionadores de aire. Aunque no se esperan definiciones, la presencia del…

guino-del-gobierno-a-la-industria-electronica-de-tierra-del-fuego

Con miras a una posible prórroga del régimen promocional de Tierra del Fuego, que vence en diciembre de 2023, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, inició este lunes una visita de dos días para recorrer algunas plantas donde se producen celulares, TV y acondicionadores de aire. Aunque no se esperan definiciones, la presencia del funcionario es interpretada “como un guiño favorable” hacia la industria electrónica, que recibe beneficios fiscales y goza de una protección aduanera especial por producir en la isla.

La intención de Kulfas, confiaron a Clarín fuentes oficiales, es analizar la diversificación de la matriz productiva fueguina, el armado de un polo tecnológico y la posible creación de un “puente marítimo” alternativo a las rutas para bajar los costos logísticos y los precios de los productos. “La visita, para nosotros, es una cuestión fundamental ya que será la primera vez que el ministro conoce personalmente las plantas de electrónica de consumo“, expresó Federico Hellemeyer, titular de la AFARTE, la cámara sectorial.

Para la provincia, el régimen es clave para las cuentas públicas. “La electrónica representa el 20% del PBI fueguino y el 25% del empleo privado”, explicó un alto ejecutivo de una de los 29 grupos radicados allí, entre los que sobresalen Newsan, Mirgor (Iatec), BGH, Fapesa (Philips) y Solnik. A punto de cumplir 49 años (fue creado en 1972), el régimen divide las aguas. Los críticos apuntan al alto costo fiscal (las empresas no pagan IVA, Ganancias ni derechos de importación) y sus defensores destacan los beneficios que derrama en la economía fueguina.

La incertidumbre sobre el futuro de la promoción se cruza con la crisis y la pandemia. En octubre pasado, Brightstar, una multinacional que producía para Samsung y LG, abandonó el país y Mirgor absorbió 2 plantas y sus de 500 empleados a cambio de un dólar, un precio simbólico. La concentración industrial no es nueva. “En los últimos 15 años cerraron más de 20 empresas“, señalan para demostrar la escasa rentabilidad y los riesgos del negocio. Desde el Gobierno replican que las empresas son las únicas beneficiadas. “Eso tiene que cambiar”, dijo tajante un funcionario que depende de Kulfas, pero sin explicar cómo.

La presencia de Kulfas en Tierra del Fuego corona las negociaciones que se vienen realizando desde el año pasado 2020 entre Nación y Provincia. Días atrás, el gobernador aliado al Gobierno, Gustavo Melella, se mostró confiado con la posibilidad de avanzar en una agenda común. En la industria -y hasta en el propio Gobierno- creen que finalmente el régimen continuará más allá del plazo vigente estipulado, pero desconocen sus alcances y exigencias.

Por lo pronto, en estos dos días Kulfas tiene previsto recorrer varias plantas, entre ellas las de Mirgor (en Río Grande) y Newsan (Ushuaia). Por su parte, la UOM, el sindicato que representa a los trabajadores de la electrónica, le transmitieron su preocupación por el futuro de la actividad. Melella lo dijo clarito: “Hay dos banderas que nuestros vecinos y vecinas abrazan con mucho compromiso, una es la causa Malvinas y otra es la Ley de Promoción Industrial, que para nosotros son soberanía también”. Por otro lado destacó que “para nosotros van a ser días de mucho trabajo junto a los equipos técnicos de la Provincia y la Nación, quienes ya vienen avanzando en conjunto desde hace tiempo”.

En el pasado, Kulfas fue un crítico del régimen. En 2016, en su libro “Los tres kirchnerismos”, evaluó que la política industrial durante el último gobierno de Cristina Kirchner, “lejos de promover un cambio estructural, terminaron fortaleciendo a aquellos sectores que habían consolidado los componentes de menor contenido tecnológico y se parecían mucho a una mera maquila de piezas importadas (la electrónica de Tierra del Fuego en la versión más extrema, la industria automotriz, en la más liviana)”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA