La obsesión de Hollywood con las actrices pelirrojas

Julianne Moore Cuando medios como The Hollywood Reporter se preguntaban en sus páginas allá por 2014 por qué los premios Oscar apenas celebraban en sus galas a las actrices de pelo anaranjado, Julianne Moore, la protagonista de Siempre Alice, cortó con su galardón una sequía de más de 20 años. La actriz Julian Moore en…

La obsesión de Hollywood con las actrices pelirrojas

Julianne Moore

Cuando medios como The Hollywood Reporter se preguntaban en sus páginas allá por 2014 por qué los premios Oscar apenas celebraban en sus galas a las actrices de pelo anaranjado, Julianne Moore, la protagonista de Siempre Alice, cortó con su galardón una sequía de más de 20 años.

La actriz Julian Moore en la alfombra roja de Cannes. (Foto: REUTERS/Eric Gaillard).

Para tratar de acabar con la discriminación a la que se enfrentan muchos niños por su aspecto físico, Moore, que cumple ahora 60 años, publicó ya varias entregas de unos cuentos infantiles llamados Freckleface Strawberry.

Nicole Kidman

La australiana Nicole Kidman reivindicó recientemente su melena natural, pelirroja y con rulos, en su último gran éxito televisivo: el thriller The Undoing de HBO.

Nicole Kidman, junto a Hugh Grant, en el rol de “The Undoing”, donde volvió a lucir pelirroja. (Foto: prensa HBO)

Más allá de sus comentadísimos abrigos, las redes sociales también confesaron su envidia y obsesión por el “precioso pelo” de su protagonista que, pese a los rumores, no es una peluca. “¿Cuánto dinero del presupuesto total de la serie se dedicó solo a su cabello?”, se preguntaba una tuitera. Kidman no aparecía en pantalla con su pelo natural desde hace décadas y, a tenor del éxito, parece que no será la última vez.

Anya Taylor-Joy

Pero el personaje de Nicole Kidman en The Undoing no es la única muestra del #gingerpower que reina en la industria televisiva actual.

Anya Taylor-Joy, deslumbrante en “Gambito de dama”. (Foto: prensa Netflix)

Anya Taylor-Joy, que hizo de Gambito de dama el mayor –y más inesperado– triunfo del último trimestre del año, también convirtió en icónica la peluca roja de la ajedrecista Beth Harmon.

Amy Adams

Si hay una figura que haya conseguido desechar cualquier posible prejuicio entre el gusto de los académicos y el color del pelo esa es la estrella de películas como La llegada, Amy Adams, que acumula nada menos que cinco nominaciones en la última década (seis en total).

Amy Adams la rompe con su personaje de Camille Preaker en la serie “Sharp Objects”. (Foto: prensa HBO)

Ella también apostó por cubrir con tinte rojo su color natural para conseguir mejores papeles. “Fue fascinante ver cómo solo un elemento de ti misma puede cambiar la percepción que tiene la gente de ti. Se convirtió en una herramienta muy poderosa, también en mi forma de interpretar”, sostuvo en The New York Times.

Rita Hayworth

La que probablemente sea la pelirroja más icónica de la historia del cine jamás habría podido alcanzar ese estatus de femme fatale sin un tono tan ardiente como su forma de sacarse los guantes en Gilda.

La icónica libriana Rita Hayworth, luciendo el color estrella de su signo. (EFE/Notorius Ediciones)

Rita Hayworth se tiñó en 1930, coincidiendo con la firma de su contrato con Columbia Studios, y a lo largo de su carrera dejó varias lecciones de estilo para la eternidad.

Jessica Chastain

Otra de las grandes estrellas de los últimos tiempos demostró tal compromiso con su cabello que se niega en rotundo a teñirse para abordar cualquier nuevo papel.

“De chica no quería ser diferente, quería tener el mismo aspecto que las demás para que no me señalaran. Era ridiculizada por tener el pelo pelirrojo, por tener pecas… Pero lo que te hace diferente es lo que celebrarás en el futuro. Si quisiera teñirme el pelo podría, pero me doy cuenta de que eso es lo que soy, mis diferencias me hacen especial”, explicó Jessica Chastain a Refinery29 la protagonista de La noche más oscura.

Emma Stone

Aunque sea el rubio su tono natural, la protagonista de La La Land se convirtió en una de las mayores estrellas cinematográficas sobre la Tierra luciendo mechas color caoba.

Emma Stone, una de las actrices con mejor mirada de Hollywood. (Foto: Reuters/Mario Anzuoni)

“Cuando llegué a Hollywood tuve una agente que pensaba que por ser rubia solo quería interpretar personajes de cheerleader. Así que un día decidí teñírmelo y a la semana siguiente conseguí mi primer papel”, afirmó Emma Stone en una entrevista con The Independent.

Susan Sarandon y Geena Davis

Si para Ana Torroja cada 7 de septiembre “era nuestro aniversario”, para los pelirrojos del mundo es el día en el que celebran el orgullo de ser el 1% de la población mundial.

Uno de los momentos clave de “Thelma & Louise”, el film protagonizado por Susan Sarandon y Geena Davis. (Foto: Metro-Goldwyn-Mayer Studios Inc./IMDB)

Y no hay película más #GingerPride que Thelma & Louise, que en los noventa convirtió en mitos de la cultura pop a Susan Sarandon y Geena Davis, sus inolvidables dos protagonistas.

Tilda Swinton

Dueña de un estilo muy personal, Tilda Swinton se destaca en las alfombras rojas. (Foto: AFP)

Pese a que resulte casi imposible clasificar a una actriz que hizo de las transformaciones radicales la marca de su excelente carrera cinematográfica, uno de los rasgos físicos más reconocibles de Tilda Swinton es ese naranja eléctrico con el que tantas veces dominó las alfombras rojas de premieres y galas de premios.

Christina Hendricks

En el caso de la que interpretara a Joan Holloway en Mad Men, era tal la exuberancia del cabello de la actriz Christina Hendricks que hasta el propio showrunner de la serie, Matthew Weiner, decidió añadir referencias a él en los guiones de la celebrada ficción.

Personajes como Roger Sterling, fundador de la agencia de la publicidad, se referían a la inteligentísima jefa de secretarias con apodos como Red.

Julia Roberts

Rubia natural, Julia Roberts tuvo que teñirse de pelirrojo por exigencias del guion de Un pedazo del cielo, una de las primeras películas en las que actuó.

Julia Roberts y Richard Gere se hicieron famosos en “Mujer bonita”. (Foto: prensa Disney/Touchstone Pictures)

Un look que convertiría en icónico años después con el éxito de filmes como Mujer bonita o La boda de mi mejor amigo. Después de décadas sin lucirlo, Roberts volvió al castaño rojizo en 2017 para rodar el melodrama Regresa a mí.

Sophie Turner

Con solo 24 años, la que diera vida a Sansa Stark en Game of Thrones ya es una de las grandes actrices jóvenes de Hollywood. Rubia natural, la británica Sophie Turner empezó a teñirse siendo una adolescente e hizo una carrera en la industria con melena pelirroja.

Sophie Turner, como Sansa Stark, en uno de los momentos finales de “Game of Thrones”. (Foto: HBO)

Para darle más credibilidad al camino de tortura vivido por su personaje, los productores de la popular ficción de HBO le pidieron que durante un par de temporadas no se lavara el pelo. Algo “asqueroso” según ella misma declaró y que pudo cambiar por una peluca en las últimas tandas de capítulos.