Economistas debatieron qué debe hacer el Gobierno de Alberto F. para sacar al país de la crisis

Brasil y México se convertirán en los dos países que deberán sostener el crecimiento de América Latina en 2020. Es la principal conclusión que dejó la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas CIEF 2019 que concluyó ayer, organizada por el Banco Ciudad, la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros…

Economistas debatieron qué debe hacer el Gobierno de Alberto F. para sacar al país de la crisis

Brasil y México se convertirán en los dos países que deberán sostener el crecimiento de América Latina en 2020. Es la principal conclusión que dejó la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas CIEF 2019 que concluyó ayer, organizada por el Banco Ciudad, la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (CLAAF).

Sobre Argentina, se coincidió en que la situación que enfrenta el nuevo gobierno que encabeza Alberto Fernández es extremadamente delicada, pero se habló de que hay margen como para trabajar en un acuerdo razonable con los acreedores, que de lugar después a una política económica enfocada en bajar la inflación y recuperar el crecimiento.

En ese sentido, los economistas disertantes coincidieron darle cierto crédito al nuevo gobierno, el cual consideran que no tiene margen para no implementar un programa consistente.

Al respecto, el presidente del Banco Ciudad, Javier Ortiz Batalla, destacó “la solidez” que ha mostrado el sistema financiero argentino durante la crisis. A su vez, afirmó que “en términos macroeconómicos, será fundamental evitar que el Banco Central vuelva a transformarse en un prestamista de primera instancia del gobierno nacional, excediéndose en la monetización de los déficits del Tesoro, máxime en momentos en los que la inflación supera el 50% anual”.

Consideró que “en cuestiones regulatorias, será clave que no vuelva a confundirse el papel del Banco Central con el de un Banco de Desarrollo, tal como ya se intentó hacer con la reforma de la Carta Orgánica de 2012, de manera de no comprometer la solvencia y solidez del sistema”.

En tanto, el ex ministro de Economía Roque Fernández, destacó que “Argentina tiene una deficiencia en el ahorro interno”, y aseguró que de todos los países en la región “es el peor” al respecto. Además remarcó que “Argentina le puso un impuesto al ahorro en abril de 2017”, y aseguró que “a partir de ahí tenemos una caída ininterrumpida del Producto Bruto Interno”. 

Por su parte, el economista Guillermo Calvo sostuvo que “la Argentina es un enfermo en una situación casi terminal y hay que cuidarlo”, y consideró que “primero hay que pacificar el país y dejar el crecimiento para mañana o pasado”. El economista de la Universidad de Columbia señaló que “la palabra crecimiento me da miedo, prefiero que se hable de recuperación”, e indicó que “es posible crecer rápidamente a través de arrancar una demanda de consumo”. Sin embargo, advirtió que “hay que tener cuidado con ese tipo de políticas porque finalmente se puede terminar profundizando la crisis”.

El director de Econviews, Miguel Kiguel subrayó que “es difícil pensar que vamos a una baja fuerte de la inflación en el futuro cercano”, no obstante lo cual remarcó que “de ahí a decir que estamos al borde de la hiperinflación es osado”. Pronosticó que “seguramente van a ser tres años de nivel 50% de inflación: el año pasado, este y el probablemente el próximo también”. De todos modos, evaluó que “se puede bajar la inflación”, pero puntualizó que “es preciso antes tener mejor idea del programa monetario y el macroeconómico, que se van a aplicar, y cómo se resuelve el tema de la deuda”.

Por su parte, el director ejecutivo de Quantum Finanzas, Daniel Marx, subrayó que “si una economía no funciona, cualquier quita o alivio de la deuda vuelve a chocar con la restricción de cómo se hace esto sostenible”. Destacó que  “en los últimos años, la Argentina ha estado acumulando más deuda que crecimiento de su PBI”, y afirmó que “el problema endémico de Argentina es la salida de fondos”.

En tanto, el decano de la Escuela de Gobierno de la UTDT, Eduardo Levy Yeyati, indicó que “uno de nuestros problemas relativos a la deuda pública tiene mucho que ver con nuestra incapacidad de generar dólares y nuestra baja capacidad de exportar”. “Si el Banco Central no puede ni de manera remota anclar expectativas de inflación, lo que queda es intervenir directamente”, estimó el analista, quien precisó que “la política de precios y salarios hace eso, junta a todos en una misma mesa y dice vamos a ir para este lado”.

Al respecto señaló que “esta política permite ganar tiempo, seis meses”, y agregó que “durante ese periodo hay que realizar reformas políticas y fiscales”. Con respecto a la renegociación de la deuda, evaluó que “por ahora hay muchos acreedores que son inversores corrientes”, y afirmó que “no hay fondos buitres”. Sin embargo indicó que “a medida que avanza el proceso de negociación pueden comenzar a aparecer los buitres y mezclarse con el resto”.

Las principales conclusiones sobre el futuro económico de Latinoamérica apuntaron a una recuperación, especialmente de Brasil y México, pero no exenta de desafíos. Al respecto, Paulo Leme, profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad de Miami, USA, y ex Head de Goldman Sachs Group en Brasil, indicó que “la proyección de la economía mundial para 2020 es que habría una pequeña recuperación de la actividad, con una mejora hacia 3,3 por ciento y 3,5 por ciento” y para la región de América Latina estimó un “crecimiento del 1,5 por ciento -o 1 por ciento si se incluye a Venezuela-”, y advirtió que eso dependerá de lo que suceda con Brasil y México.

“Brasil ha sido una sorpresa positiva a lo largo del año. Las tasas de interés a 4,5 por ciento, llegando a cero en términos reales el próximo año, y una vez que empiece a bajar el desempleo, podría ser la sorpresa para arriba en el crecimiento mundial” y en este sentido, aseguró que “la sorpresa a nivel global será también para arriba si se resuelve el proteccionismo y el Brexit”.

Para 2020 Leme estimó también que “la política monetaria en las economías desarrolladas va a ser muy expansionista y esto es importante para América Latina”, ya que “el nivel de liquidez y el apetito por el riesgo van a ser muy fuertes”, aunque alertó que la región de América Latina “entró en la situación de riesgos geopolíticos” a lo que se suma que “los precios de commodities seguirán muy desfavorables”. En este contexto, el experto prevé un mercado financiero en América Latina que “sería positivo para las bolsas de México y Brasil en particular”, pero señaló que “la Argentina sería el gran mercado para entrar si se toman decisiones de política económica correcta”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA