Hermanos pero enemigos feroces en los negocios

Sobre la ruta 9 en la cordobesa Oncativo, en el centro provincial y a 82 kilómetros de la ciudad de Córdoba, una fábrica concentra no sólo la transformación de una industria sino lo que es la comidilla de esa pequeña localidad: simboliza la feroz pelea y rivalidad en los negocios de los hermanos Scorza.Los varones…

Hermanos pero enemigos feroces en los negocios

Sobre la ruta 9 en la cordobesa Oncativo, en el centro provincial y a 82 kilómetros de la ciudad de Córdoba, una fábrica concentra no sólo la transformación de una industria sino lo que es la comidilla de esa pequeña localidad: simboliza la feroz pelea y rivalidad en los negocios de los hermanos Scorza.

Los varones por su lado y las mujeres por el suyo y en plena puja comercial entre ellos lideran en el lucrativo segmento de los camiones para la limpieza urbana.

La fábrica sobre la ruta 9 que es también la autopista a Córdoba, lleva el nombre de Econova y pertenece a Oscar Scorza.

Unas cuadras más allá en enormes caracteres asoma el cartel que indica la otra planta, la que continúa con el apellido familiar Scorza, dirigida por su hermana Marcela, también dedicada a los camiones de limpieza.

La empresa familiar arrancó en 1956 por la iniciativa del padre de ambos, Luis Scorza y su hermano Aldo. Eran dos personas que vinieron al mundo con nada y se lucieron como grandes torneros e inventores. Siempre, desde Oncativo, hicieron la primera barredora nacional en 1966 y la mayor exportación del rubro, unos 120 camiones a Uruguay, en 1972.

El padre murió siendo joven a los 41 años y el tío se hizo cargo de la fábrica y de los hermanos.

En los últimos años la batalla familiar los convirtió en enemigos en los negocios. A tal punto, que no se hablan aunque coincidan en los restaurantes, la estación de servicio o la plaza de Oncativo.

Tanto la firma Scorza como Econova reinan en lo suyo. El mercado regional se distribuye en un 60% para Econovo y 30% para Scorza.

Oscar es el típico emprendedor que parece desenvolverse en una jungla a juzgar por su visión de la competencia. Fanático de los fierros (fue corredor de Fórmula 3), decidió iniciar su propio proyecto al que bautizó Econova en 2003 y tuvo su momento Eureka cuando creó una nueva barredora.

También obtuvo la licencia de una firma de Estados Unidos para innovar en tecnología. Acaba de inaugurar la mencionada planta sobre la ruta 9 y exporta sus camiones recolectores a Uruguay donde tiene una filial.

Mirá también

En estos días cerró trato vía una joint venture con un socio de la India para fabricarlos allá. Contabiliza ventas crecientes a Bolivia, Ecuador, Paraguay y Colombia y a los países africanos. Las exportaciones explican el 30% de sus ingresos.

Por cierto los camiones de una y otra firma de Oncativo están en la frontera tecnológica al reciclar, lavar contenedores y tener adheridas barredoras eléctricas, entre otros implementos.

Con 58 años, Marcela Scorza lleva adelante junto a su hermana Silvia la empresa que conserva el apellido y que ellas definen como una fábrica de equipos de higiene urbana.

“Mi recorrido profesional fue muy duro, pero siento que me quedó un aprendizaje tremendo”, aseguró en una entrevista con Clarín. Marcela y Silvia compraron el 50% del paquete accionario a sus hermanos varones.

Cuando se pregunta hacia dónde evoluciona este tipo de producto, hay coincidencia que el desafío es el tratamiento de la basura. “Los residuos seguirán siendo residuos; se reciclará aquello que se pueda reutilizar; el resto hay que tratarlo de la mejor forma posible para reducir la contaminación”, dice Oscar.

Últimamente los varones Scorza desarrollaron máquinas forestales, como las trituradoras de ramas para producir biomasa para bioenergía.

Las dos compañías de Oncativo están por todo el país. Por eso dicen con fundamento que la ciudad argentina más limpia es Mendoza gracias a las acequias y la cultura de su gente. Consideran que en el mundo, el país más limpio es Alemania. ¿Y Oncativo?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA