Para el Financial Times, “Argentina se encuentra al borde del noveno incumplimiento de la deuda soberana”

En un artículo del Financial Times titulado “La victoria de Alberto Fernández agita la diplomacia argentina”, el periódico especializado en finanzas sostiene que Argentina está “al borde del noveno incumplimiento de deuda soberana”. ​Lo señala como un telón de fondo para hablar de la política internacional que se viene y los desafíos que tendrá el…

Para el Financial Times, “Argentina se encuentra al borde del noveno incumplimiento de la deuda soberana”

En un artículo del Financial Times titulado “La victoria de Alberto Fernández agita la diplomacia argentina“, el periódico especializado en finanzas sostiene que Argentina está “al borde del noveno incumplimiento de deuda soberana”.

Lo señala como un telón de fondo para hablar de la política internacional que se viene y los desafíos que tendrá el nuevo Gobierno a partir del 10 de diciembre en un presente marcado por la reestructuración de la deuda, un mega cepo cambiario y un desembolso, aún pendiente, de US$5.400 millones del FMI.

Marca tres aspectos centrales: una región convulsionada por las disputas geopolíticas, comerciales y financieras entre Estados Unidos-China; el impacto de la tensa relación entre Jair Bolsonaro​ y Alberto F. en el mercado Argentina-Brasil, su mayor socio; el rol que ocupará EE.UU., el de mayor peso en el FMI, respecto a las negociaciones entre el Fondo y Argentina en el marco de la relación “ambigua” de Alberto F. con Nicolás Maduro y la prioridad estratégica de Trump sobre el país bolivariano.

El Times, para trazar un perfil, señala el reclamo de Alberto Fernández para liberar a Luiz Inácio Lula da Silvia, al igual que sus felicitaciones a Evo Morales tras la discutida victoria en los comicios en Bolivia. También hace referencia a la visita del ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner,​ este fin de semana, a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Asimismo, el periódico hace especial énfasis en los comentarios de Fernández sobre Nicolás Maduro, a los que califica de “ambiguos”. Aquella vez, a través de Twitter, Fernández buscó hacer equilibrio en su respuesta a las felicitaciones que le mandó Maduro: agradeció al líder chavista, pero subrayó la necesidad de que exista “plena vigencia de la democracia”.

“La provocación de Fernández alimentó los temores de que seguirá una política exterior radical en la línea de los gobiernos peronistas anteriores, a pesar de la urgente necesidad de Argentina de tener buenas relaciones con el FMI y los acreedores internacionales, ya que está al borde de su noveno incumplimiento de deuda soberana” , destaca el artículo firmado por Benedict Mander, del Staff del FT.

Cita, desde ese aproach, a Benjamin Gedan, quien lidera el proyecto argentino en el Wilson Center de Washington: “Son completamente innecesarios (los comentarios)”. Y los remarcó como una señal “desalentadora”. 

Luego de marcar las tensiones entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, el FT también cita a Patricio Carmody, miembro del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, quien sostiene que intentar trascender “las diferencias ideológicas con el provocador líder de Brasil es uno de los grandes desafíos que enfrenta Fernández”.

Finalmente, el FT sostiene que “quizás lo más importante” son las “buenas relaciones” que Fernández pueda mantener tanto con China​ como con Estados Unidos: “Eso será particularmente desafiante dada la creciente presencia de China en la región, una tendencia que muchos en Washington ven como una amenaza, especialmente dada la estación de rastreo de satélites de control militar envuelta en el secreto del gigante asiático en la Patagonia”.

En ese sentido, Gedan destaca que un cambio de política internacional de Argentina frente a Venezuela podría tensar las relaciones  con Estados Unidos dado que el conflicto bolivariano es “la prioridad número uno” de Trump en la región.

Y que esto —concluye— podría “tener serias implicancias para las negociaciones de Argentina con el FMI debido al poder de veto de Estados Unidos sobre las decisiones políticas” , al ser el mayor accionista.

El FMI otorgó un préstamo stand by y a un posterior aumento del monto, que llegó a los 57.000 millones, el mayor de la historia del organismo. El acuerdo stand by es un préstamo de devolución corta, en pocos años. Ya se han desembolsado unos 43.000 millones del total de 57.000 prometidos.

Tras el triunfo de Fernández, La directora ejecutiva del organismo, Kristalina Georgieva​, dijo que esperaba “colaborar” para “enfrentar los desafíos económicos de Argentina”. Pero luego el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, metió presión el miércoles: dijo en una entrevista que “Argentina tiene un compromiso con el FMI”.