Brasil y el Mercosur: tristeza nao tem fin

Tras la gruesa munición verbal entre Jair Bolsonaro y Alberto Fernández, nadie duda que habrá redefinición de la relación con Brasil. Será un escenario novedoso para Argentina cuyo principal lazo estratégico es Brasil, casi desde el siglo XV. Eso entendieron bien los presidentes Alfonsín y Sarney cuando dieron los primeros pasos para el bloque de…

Brasil y el Mercosur: tristeza nao tem fin

Tras la gruesa munición verbal entre Jair Bolsonaro y Alberto Fernández, nadie duda que habrá redefinición de la relación con Brasil. Será un escenario novedoso para Argentina cuyo principal lazo estratégico es Brasil, casi desde el siglo XV. Eso entendieron bien los presidentes Alfonsín y Sarney cuando dieron los primeros pasos para el bloque de comercio regional y desarmaron las hipótesis de conflicto, lo que le permitió a la Argentina una drástica reducción presupuestaria en sus fuerzas armadas.

En los últimos años el Mercosur parece languidecer y, sin embargo, es llamativa la cohesión del poder económico de ambos países en la necesidad de un esfuerzo para revitalizar el bloque regional y su apertura al mundo. ¿Podrá el rechazo de Bolsonaro torcer esa voluntad? Hay quienes sugieren escuchar a los militares de Brasil, con declaraciones públicas y de las otras que se cuecen en la intimidad del Planalto. El ejército tiene siete ministerios sobre los 20 que conforman el gabinete brasileño. Y el poderoso general Augusto Heleno Ribeiro ha dicho que no se puede apartar a Argentina del Mercosur ni de la sociedad con Brasil.

Un fino analista internacional sugiere que las declaraciones de uno y otro lado corresponden a la transición política, cuando aún el presidente electo argentino no se ha sentado en el sillón de Rivadavia. Esta vez se romperá la tradición de contar con el jefe de Estado brasileño en la ceremonia de asunción. Bolsonaro ya hizo un desplante a su amigo Macri cuando el primer país que visitó fue Chile en vez de Argentina.

Hay algo seguro y es que la mala relación entre Bolsonaro y Fernández cancelará lo que se ha dado en llamar la diplomacia presidencial, siempre dispuesta a solucionar problemas. Aunque es probable que se encuentren salidas por otros caminos.

Mirá también

Pese a una economía impredecible y frágil como la Argentina, las empresas brasileñas llevan invertidos US$ 16.000 millones en el país. Y se lucen en varios sectores estratégicos como Minerva y Marfrig, hoy los mayores exportadores de carne. Gol es la principal línea aérea extranjera. Al Mundo, adquirida por CVC, lidera en viajes y Natura, en venta directa. Los bancos Itaú, Patagonia y Bradesco crecieron en participación y el gigante Dasa desembarcó en salud con la compra de Diagnóstico Maipú, por citar algunos casos.

Por cierto, para Argentina Brasil es su mercado número uno con US$ 11.000 millones de exportaciones sobre un total de US$ 61.000 millones. Al margen del comercio automotriz, con régimen y dinámica propia, los embarques hacia el vecino tienen valor agregado por tratarse de químicos, equipos agrícolas, plásticos, aparatos de medición y alimentos procesados. Muchas de estas ventas son realizadas por pymes industriales. A su vez, Argentina es el tercer mercado en importancia para Brasil después de China y EE.UU. Compramos mineral de hierro, petróleo y somos su mayor destino de productos industriales.

De acuerdo con el experto Marcelo Elizondo estamos ante una gran dificultad si Bolsonaro concreta su amenaza de reducir el arancel externo común, porque Argentina perdería su reserva de mercado. Elizondo remarca la agenda de apertura de Brasil en la que el acuerdo con la Unión Europea es “solo un paso para su posicionamiento como líder en el continente”. Recalca que esa agenda está apoyada por un entramado industrial que ya es global y busca mayor presencia en el exterior.

-¿Qué puede pasar, precisamente, con el acuerdo con la Unión Europea?

-Brasil puede aprobarlo muy rápido y ponerlo en práctica. Eso generaría una desventaja competitiva enorme para la Argentina ya que perdería la preferencia arancelaria exclusiva con Brasil. Es un riesgo inmenso.