Los bancos bajan las tasas y los ahorristas corren riesgo de perder contra la inflación

Este viernes entrará en vigencia un nuevo piso de 63% para la tasa de las Leliq, que servirá de referencia para todo el mercado financiero. Si bien hasta hoy la tasa se mantiene en 68%, todo indica que el Banco Central la irá llevando paulatinamente a la baja a tono con lo que, según presupone la…

Los bancos bajan las tasas y los ahorristas corren riesgo de perder contra la inflación

Este viernes entrará en vigencia un nuevo piso de 63% para la tasa de las Leliq, que servirá de referencia para todo el mercado financiero. Si bien hasta hoy la tasa se mantiene en 68%, todo indica que el Banco Central la irá llevando paulatinamente a la baja a tono con lo que, según presupone la autoridad monetaria, ocurrirá con la inflación el próximo mes. Con este escenario, los bancos privados empezaron a acomodar las tasas que les pagan a los ahorristas por los plazos fijos que pasaron de bordear el 50% anual hasta la semana pasada a rondar el 45% ahora. Así queda abierta la puerta para que las colocaciones a plazo tengan resultados negativos, es decir, salgan perdiendo ante una inflación que para 2020 se perfila cerca del 50%. De todas maneras la colocación típica de un plazo fijo es a 30 días, lo que igual daría una rentabilidad negativa contra la inflación esperada en noviembre

Según detalló el Banco Central ayer, esta rebaja del 68 al 63% en el piso de las Leliq “implica una reducción de 5 puntos porcentuales con respecto al valor de octubre, consistente con las proyecciones de mercado de desaceleración en la tasa de inflación”. Adicionalmente, dispuso que las Leliq solo podrán usarse como encajes para las colocaciones a plazo y ya no para depósitos a la vista, lo que encarece los costos de los bancos y achica el margen de los rendimientos que ofrecen.

Mirá también

Las proyecciones de inflación que recoje el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) anticiparon hace un mes que la inflación de octubre sería del 4,4%. El dato oficial se conocerá el 14 de noviembre, pero las consultoras privadas estiman que estará entre 3,5% y 4,5%. Para noviembre el REM prevé un índice de 4%.

Sin embargo esa estimación fue realizada en septiembre, antes de que se endureciera el cepo cambiario que fijó en US$ 200 el máximo de divisas que cada persona puede comprar por mes. Con este nuevo esquema, los analistas anticipan que los pesos que los ahorristas no puedan volcar al dólar podrían destinarse al consumo, lo que aumentaría la presión sobre la inflación.

La corrección del piso de las Leliq ya está teniendo su correlato en la rebaja de tasas pasivas. En los diez bancos con mayor volumen de depósitos, la tasa para las colocaciones de $ 100.000 a 30 días ronda el 45% en las entidades privadas, mientras que la banca pública (Nación, Provincia y Ciudad) ofrece tasas entre 55% y 50%.

Según los datos que publica el Banco Central, el Nación paga 55%, el Ciudad, 52%; el Provincia, 50%; el ICBC, 48,5%; el HSBC y el Credicoop, 48%; el Santander, 46%, el BBVA y el Galicia, 45% y el Macro, 38%.

Mirá también

En septiembre, previo al cepo recargado, los analistas que integran el REM estimaban en 54,9% la inflación de todo 2019. Ahora, las consultoras ya reperfilan ese número. Para EcoGo, por ejemplo, la estimación es de 61% para este año, con un 4% para octubre y 4% para noviembre. En Elypsis prevén 56,9% para el año, mientras el Fondo Monetario corrigió recientemente su proyección a la suba y ahora espera 57,5%. 

Con el cepo recargado los proyecciones del año próximo empiezan a revisarse. “Este año va a dejar un arrastre importante. Si la inflación de 2020 es del 50% anual, es un éxito“, dice Eric Ritondale, de Econviews.

“Nuestra proyección es de 50% anual a diciembre 2020”, plante la consultora LCG. “En este contexto está claro que la opción de quedarse en pesos sigue siendo la menos tentadora, por lo que, a priori, descartamos que la demanda de dinero se recupere. Desde LCG esperamos una tasa de interés real negativa durante 2020, que promediaría los -5% (-2% anual descontando la inflación esperada para 12 meses vista)”.

En línea con este pronóstico, los rendimientos de los bancos ya empiezan a correr en terreno negativo, y tal como ocurría en la segunda gestión de Cristina Kirchner, cuando con el INDEC intervenido no se difundía la inflación real y las tasas bancarias quedaban por debajo de la evolución de los precios.

¿Qué pasará con los pesos cuando la tasa real sea negativa? Sin chances de ir al dólar oficial, la pulseada se dará entre el blue y los dólares alternativos, como el Contado con Liqui, aunque a un costo más alto, y el consumo.

“El riesgo es que justamente los agentes empiecen a desprenderse de los pesos para comprar bienes. Esto podría acelerar la inflación“, indica LCG.