Se desacelera la caída del consumo en los supermercados

En mayo, el consumo en los supermercados cayó 3,6%, lo que representa una desaceleración con respecto al promedio del primer cuatrimestre del año (-7%). El dato surge del “Indice Nielsen Express”, una medición que elabora la consultora homónima y que releva la evolución de las ventas de 73 categorías que conforman la canasta básica, tales…

Se desacelera la caída del consumo en los supermercados

En mayo, el consumo en los supermercados cayó 3,6%, lo que representa una desaceleración con respecto al promedio del primer cuatrimestre del año (-7%). El dato surge del “Indice Nielsen Express”, una medición que elabora la consultora homónima y que releva la evolución de las ventas de 73 categorías que conforman la canasta básica, tales como alimentos, bebidas, artículos de tocador y de limpieza.

La tendencia arrancó a mediados del año pasado. Los analistas del sector coinciden en que los súper vienen resistiendo mejor la crisis que almacenes, autoservicios chinos y mayoristas, debido a las insistentes campañas promocionales, un buen surtido de marcas propias y segundas marcas y la implementación de programas de estímulos oficiales al consumo, como “Precios Cuidados” y “Precios Esenciales”. Pablo Mandzij, director de Retail de Nielsen, aclara que entre enero y abril, el consumo masivo en general (incluyendo la totalidad de los canales) venía cayendo 14,2%, en promedio.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La fuerte contracción del consumo es consecuencia de la caída del poder adquisitivo de los salarios, la inflación, la suba del dólar y la falta de crédito. En este contexto, los súper recuperaron protagonismo por el boom de ofertas y eventos con descuentos muy agresivos y el lanzamiento de muchos productos con marcas propias, “a precios muy competitivos”, subraya Mandzij. El otro factor es la reconversión acelerada de los supermercados.

Semanas atrás, el CEO saliente de Carrefour, Rami Bathieh, explicó que dentro del plan de la cadena francesa para reducir pérdidas en el país, se decidió reducir el surtido de primeras marcas y premium y “pasamos a tener más productos de pymes, regionales y locales más baratos”. Y agregó que en Europa fueron más allá: “La compañía se quiere concentrar en la ventas de alimentos” para tercerizar los otros rubros.

Para Mandzij, el dato de mayo puede continuar a lo largo del año. “Es probable -dijo a Clarín– que esta tendencia continúe, si las actuales condiciones económicas se consolidan”, es decir, con un dólar relativamente planchado, una inflación que se mantenga a la baja y con una gradual recuperación del poder de compra de los salarios en función de los acuerdos paritarios cerrados y que se vayan cerrando.

Mirá también

El estudio de Nielsen, además, destaca una sorpresa. En mayo las ventas de almacén (pastas, galletitas, enlatados, arroz, harina y otros productos secos) aumentaron 2,7% con respecto al mismo mes del año anterior. Los más golpeados fueron los frescos, lácteos y congelados (-12,2%) y los artículos de limpieza (6,9%). Las otras dos restantes cayeron menos: cosmética y tocador registró una baja de 2,7% y bebidas sin alcohol, -1,8%. De todos modos, las grandes cadenas no se la llevan gratis ya que padecen el contexto recesivo por otro lado: la fuerte merma en las ventas de electrónicos, muebles y otros bienes durables que ofrecen los locales de mayor superficie, sobre todo los hipermercados.

El panorama para los autoservicios y tiendas de cercanía es más complejo. Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, señala que en esos puntos de venta, el consumo cayó entre enero y abril 10%, pero “hay que tener en cuenta que los precios de artículos básicos aumentaron 67% medido año contra año“. Sin embargo, Di Pace sostiene que “los precios vienen desacelerando, especialmente en los productos de la canasta básica. Incluso algunos comienzan a bajar, (arroz, café) y algunas categorías estacionales, como yogures y cervezas”.