La energía, un sector que ofrece buenas oportunidades

El sector energético argentino exhibe un infrecuente panorama de oportunidades para las pymes, con la llegada de US$5.000 millones anuales en inversiones. El horizonte no se limita a la prestación de servicios para la explotación convencional de hidrocarburos, sino a los nuevos proyectos que generan tanto el yacimiento de Vaca Muerta y las nuevas inversiones…

La energía, un sector que ofrece buenas oportunidades

El sector energético argentino exhibe un infrecuente panorama de oportunidades para las pymes, con la llegada de US$5.000 millones anuales en inversiones. El horizonte no se limita a la prestación de servicios para la explotación convencional de hidrocarburos, sino a los nuevos proyectos que generan tanto el yacimiento de Vaca Muerta y las nuevas inversiones en energías renovables. En su nota de tapa, Revista Pymes de junio indaga sobre 12 de esos empresarios locales, que se integraron a distintas cadenas de valor de las grandes empresas energéticas. Pero también se aborda un escenario que, en los próximos años, promete ser un flión de nuevos negocios para decenas de firmas locales: la generación distribuida. Se trata de un negocio pyme por definición, en el que cada usuario podrá quedar habilitado, con una inversión no demasiado significativa, para vender electricidad a la red general. Con la nueva legislación, un usuario residencial, comercial o industrial que tenga, por caso, un panel solar en su propiedad puede generar aquella energía que consume e incluso volcar excedentes a la red general.

Se basa en una inversión accesible (alrededor de 3.000 dólares) y es una fuerte generadora de trabajo: entre 50 y 70% del costo de instalación de un sistema de generación distribuida es mano de obra, una clara ventana hacia pymes y microemprendimientos.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La sección Tecnología trata el caso de las fábricas a pequeña escala, que utilizan inteligencia artificial e impresión 3D, entre otros avances de la industria 4.0.

En el Dossier se abordan los casos de inventos que pasan a ser negocios. Hay desarrollos científicos con proyección internacional, como un kit para la detección y el tratamiento del rotavirus, causante de diarreas potencialmente mortales en animales y niños, creado por un equipo de 14 profesionales del INTA y el Conicet. Pero también hay un “facilitador de parto” que fue desarrollado no por un científico, sino por el dueño de un taller mecánico con mucho ingenio. También hay dos emprendedoras que elaboraron un vino malbec “antiage”, un fabricante de canto rodado hecho con material plástico descartado y una empresa de Santa Fe que transformó los desechos de sus cultivos de zanahorias (casi 30% del volumen) en rentables subproductos, que a su vez generaron el desarrollo de nuevas patentes.

Revista Pymes de junio está desde este lunes en todos los kioscos.