Mundos íntimos. Desde que murió mi viejo, extraño las charlas que teníamos y me pregunto qué cosas de él viven en mí

Protección. Fue su maestro de aventuras cuando era chico para convertirse luego en un profesional que admiraba, aunque a los 60 años se quedó sin trabajo y tuvo salir a buscar un nuevo empleo.

Mundos íntimos. Desde que murió mi viejo, extraño las charlas que teníamos y me pregunto qué cosas de él viven en mí

Protección. Fue su maestro de aventuras cuando era chico para convertirse luego en un profesional que admiraba, aunque a los 60 años se quedó sin trabajo y tuvo salir a buscar un nuevo empleo.