La inflación de los más pobres fue del 5,1% en febrero y 59,1% en un año

Por la disparada de los precios de los alimentos básicos, en febrero el valor de la canasta de consumo de los sectores indigentes aumentaron el 5,1% – versus una inflación promedio del 3,8%. Y  acumulan en 12 meses un incremento del 59,1% frente a un 51,3% promedio.En tanto, si se agrega el resto de los consumos de bienes y…

La inflación de los más pobres fue del 5,1% en febrero y 59,1% en un año

Por la disparada de los precios de los alimentos básicos, en febrero el valor de la canasta de consumo de los sectores indigentes aumentaron el 5,1% – versus una inflación promedio del 3,8%. Y  acumulan en 12 meses un incremento del 59,1% frente a un 51,3% promedio.

En tanto, si se agrega el resto de los consumos de bienes y servicios básicos, la canasta de pobreza aumento el mes pasado subió el 4,3%, acumulando un 57,2% interanual.

Así, nuevamente, la inflación golpeó con mayor intensidad a los sectores de menores recursos que al resto de la población. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Según los datos del INDEC, una familia tipo ( matrimonio y dos hijos menores) necesitó en febrero $ 11.117,11 para no ser indigente. Son $ 539,95 más que en enero y $ 919,58 más que en diciembre . Es un incremento del 9% en los dos primeros meses de 2019. 

Para no ser pobre, en febrero esa misma familia tipo necesitaba $ 27.570,43. Son $ 1.127,51 más que en enero y $ 2.077,43 más que en diciembre. Así, en los dos primeros de 2019 aumentó el 8,1%. Con relación a un año antes, la canasta familiar de pobreza  se encareció en más de $ 10.000. 

Mirá también

En algunas provincias, tanto la canasta de indigencia como la de pobreza aumentaron mucho más. Por ejemplo, en Mendoza la canasta de indigencia y pobreza aumentaron en febrero el 6,6%%. Y superan el 60% en la medición interanual.

De acuerdo al INDEC, en Capital y el Gran Buenos Aires, con relación a febrero de 2017, el pan Frances aumentó el 80,5%, harina de trigo 168,7%, arroz blanco simple 74,8%, fideos secos 100,4%, aceite de girasol 74,9%, carne picada común 67,2%, pollo entero 59,1%, leche fresca entera sachet 57,06% y huevos de gallina 75,5%. En cambio, la papa aumentó el 22,2% y el azúcar 27,9%.  Estos alimentos integran un parte importante de la canasta básica de indigencia. 

En base a estos números, se descuenta que volvió a subir el número de indigentes y de pobres, cifras que hoy,  jueves, dará a conocer el INDEC en la medición del segundo semestre de 2018.

Se espera que la medición oficial  marcará un sensible aumento del número de indigentes y de pobres tanto en la comparación anual como semestral. Se estima que la pobreza “por ingresos” – si las personas o las familias superan o no la “línea de pobreza”  podría rondar el 31/32%. 

Esto se debe a que tanto los salarios como las jubilaciones e ingresos de los que trabajan por cuenta propia aumentaron por debajo de la inflación, hubo pérdida de empleos y aumento de la desocupación y muchos empleados y trabajadores, incluso los que se desempeñan “en blanco”, pasaron a tener ingresos inferiores al valor de la canasta de pobreza. Además, aumentó la informalidad laboral, asalariados sin descuento jubilatorio, de acuerdo a los últimos informes del INDEC. 

En consecuencia, se produjo un incremento del número de pobres incluso entre los trabajadores que tienen trabajo formal o registrado.  En tanto, los que se desempeñan en la informalidad o “en negro” enfrentan una situación más difícil porque recibieron aumentos más bajos y para la mayoría sus ingresos bordean o están por debajo de la línea de indigencia familiar.