La “oferta” de Cordera para no ir a juicio por decir: “Hay mujeres que deben ser violadas”

Gustavo Cordera propuso este lunes dos recitales a beneficio del Inadi y la asociación civil “Red Viva” para evitar el juicio oral que se le sigue por “inicitación a la violencia colectiva” durante una charla con estudiantes de la academia de periodismo “Tea Arte”. Durante la charla que se realizó en agosto de 2016, el…

La “oferta” de Cordera para no ir a juicio por decir: “Hay mujeres que deben ser violadas”

Gustavo Cordera propuso este lunes dos recitales a beneficio del Inadi y la asociación civil “Red Viva” para evitar el juicio oral que se le sigue por “inicitación a la violencia colectiva” durante una charla con estudiantes de la academia de periodismo “Tea Arte”.

Durante la charla que se realizó en agosto de 2016, el músico sostuvo: “Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente. Quieren jugar a eso. A mí no me gusta jugar a eso, pero hay gente a la que sí. Somos muy complejos los seres humanos”.

La propuesta de “probation” de la defensa de Cordera, encabezada por el abogado Fernando Burlando, de dos recitales a beneficio del Inadi y la asociación civil “Red Viva”, una asociación civil especializada en violencia de género, fue aceptada por la Fiscalía con la condición de que Cordera haga, además, curso sobre género y se retracte públicamente de sus dichos en las redes.

Los querellantes en el episodio, el Inadi y la asociación civil “Red Viva”, de asistencia a las víctimas de violencia y abuso sexual, se opusieron en cambio a que se suspenda el juicio, por entender que no se reparará el daño que hizo el artista al ventilar en público la violencia contra las mujeres y que su arrepentimiento no está probado.

Cordera pidió una probation para evitar el juicio. 

Luego de escuchar el argumento de las partes, el juez del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 7, Germán Castelli, tendrá hasta diez días hábiles de plazo para decidir si otorga o niega el beneficio de la suspensión del juicio.

En la audiencia, el músico señaló que los dichos que se le imputan fueron vertidos “en una charla privada” y que desde esa oportunidad “he leído mucho (sobre género) y tengo a mis dos hijas, Ailín y Yanela, que me enseñaron a deconstruirme como hombre”.

Una de las querellas le pidió entonces a Cordera que detallara la bibliografía que dijo haber leído y el compositor, sin mencionar ningún autor, respondió que “sobre bioemociones, constelaciones familiares y, en general, sobre el sufrimiento humano, que me interesa mucho”.

La audiencia, transmitida en vivo por el Centro de Información Judicial (CIJ) y abierta a la prensa, contó con una amplia asistencia de las instituciones civiles y jurídicas vinculadas a las acciones contra la violencia de la mujer, como la titular de Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres, Mariela Labozzetta, o la titular del Instituto Nacional de las Mujeres, Fabiana Tuñez.

“Los cambios se tienen que dar en forma sentida y no mediática y por eso nos oponemos a la suspensión del juicio a prueba”, dijo Tuñez en la audiencia. En cuanto al plazo de suspensión del juicio, la defensa de Cordera propuso un año, un tiempo que para la Fiscalía debería alargarse a un año y medio, para verificar si el imputado cumplió o no con los compromisos acordados.