Cuatro de cada diez fintech regionales tienen su base en Argentina

Argentina se perfila como un polo tecnológico en América Latina. Cuatro de cada diez fintech de la región o bien son argentinas de origen o tienen su base en el país, según un informe desarrollado por la agencia iProspect.  “Argentina tiene en su ADN una comunidad emprendedora muy arraigada, que ha sido motor de muchas start…

Cuatro de cada diez fintech regionales tienen su base en Argentina

Argentina se perfila como un polo tecnológico en América Latina. Cuatro de cada diez fintech de la región o bien son argentinas de origen o tienen su base en el país, según un informe desarrollado por la agencia iProspect.  

“Argentina tiene en su ADN una comunidad emprendedora muy arraigada, que ha sido motor de muchas start up en 20 años”, cuenta Marcelo Montefiore, managing director de iProspect. En ese segmento se destacan Globant, Despegar, OLX y Mercado Libre, los cuatro unicornios, como se define a las empresas de tecnología que lograr alcanzar un valor superior a los mil millones de dólares.

“En el mundo fintech 4 de cada 10 empresas regionales han nacido o están basadas en Argentina”, dice Montefiore. Las razones son que aquí las compañías “encuentran muy buena mano de obra y además, con la devaluación, Argentina volvió a estar barata en términos internacionales”. Las dos principales sedes que eligen las fintech son Buenos Aires y Córdoba, dos ciudades que ofrecen beneficios impositivos para el sector.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La baja bancarización de Argentina, donde solo el 50% de la población tiene cuenta bancaria, deja terreno fértil para las finanzas digitales. “Hoy dentro del mundo bancario ya no se encuentran solos los bancos tradicionales. Ahora comparten mercado con los bancos digitales y las fintech”, señala Adrián Ruiz San Valero, director de banca de Everis. Y agrega: “Los clientes eligen el servicio que les brinda la mejor experiencia y les da respuesta a su necesidad. En la medida en que el cliente confíe en aquel que le brinda el servicio, será poco relevante si es una fintech o un banco regulado por el Banco Central”.

Según Ruiz San Valero, “las fintech y bancos que intenten ganar marketshare en forma aislada serán los que muy probablemente no sobrevivirán. Esto se debe a que se está formando un nuevo ecosistema en el que compiten y se complementan diferentes jugadores: bancos, fintech y gigantes de la tecnología como Amazon, Google y Facebook”.

A nivel local este es el camino que vienen transitando Mercado Pago, que desde hace unos meses les ofrece a sus clientes alternativas para invertir el dinero disponible en sus cuentas. Como sólo las entidades bancarias están habilitadas a captar depósitos, hicieron un acuerdo con el Banco Industrial y un Fondo Común de Inversión para invertir ese dinero. “Los vencedores serán aquellos bancos y fintechs que logren gestar alianzas de largo plazo que permitan unir el conocimiento de los instrumentos financieros y la agilidad para sorprender a los clientes con un servicio disruptivo”, indica Ruiz San Valero.

Según datos de la consultora internacional IDC, “en inversión en infraestructura tecnológica el sector bancario ha representado más del 30% de la inversión total de Argentina, convirtiéndolo en el segmento líder en esta métrica”.

Mirá también

Según datos del Banco Central, el año pasado las billeteras electrónicas tuvieron un incremento de uso del 96%, contra una suba interanual del 9% de las transferencias no inmediatas, del 7% en extracciones de cajeros y en tarjetas de créditos y una caída del 2% del uso de cheques.

Montefiore destaca que “los bancos están obligados a salir de su zona de confort. Hoy el cliente está más permeable a recibir servicios de proveedores no tradicionales, como Mercado Libre o Falabella. Los clientes ya no esperan que el banco los sorprenda. No están abiertos a escuchar nuevas propuestas de los bancos porque hace 10 años que no salen del cliché discursivo“.

Para Montefiore, la clave para captar clientes “muchas veces no es ni el tono de comunicación ni la tasa o los costos. A veces termina siendo la experiencia del usuario, poder resolver un tema con tres clics, evitar ir a la sucursal. Pero también se trata de que le faciliten los pasos. Hacer homebanking teniendo que usar cinco claves distintas no es lo mismo que operar a través de una app con reconocimiento facial”.

Para que las fintechs crezcan “hace falta posicionamiento marcario. Hay fintechs que tienen servicios muy buenos pero la gente no las conoce. Hay una oportunidad para players no tradicionales y para los bancos medianos, que pueden ser más ágiles al implementar cambios”, asegura Montefiore.